De izquierda a derecha y arriba a abajo: Esteban García Vilasánchez, Susana Sarriá, Isabel Pardo de Vera y Consuelo Castro

De Adif a Navantia: así es el patrimonio de los altos cargos gallegos

La presidenta de Navantia, Susana Sarriá, triplica en patrimonio a García Vilasánchez y Pardo de Vera, presidenta de Adif, declara 60.000 euros en cuentas

Los altos cargos gallegos designados por el Gobierno desnudan su patrimonio en el Boletín Oficial del Estado (BOE). En él figuran las declaraciones de bienes de los altos ejecutivos de la Administración General del Estado que fueron nombrados o cesados en el segundo semestre del año (en pleno relevo por el cambio de Gobierno). En la lista sobresalen una quincena de protagonistas bien nacidos en Galicia o con puestos de responsabilidad en empresas destacadas en la comunidad.

Este último es el caso de Susana Sarriá. La madrileña es desde el pasado mes de julio la presidenta de Navantia tras suceder en el cargo al mugardés Esteban García Vilasánchez, al que, además, triplica en patrimonio. La máxima responsable de los astilleros públicos, que antes desempeñó cargos en la consejería de Empleo de la Junta de Andalucía, atesora bienes por valor de 380.638 euros. Es más del triple que su predecesor al frente de Navantia, que cuenta con un patrimonio valorado en 125.023 euros de los cuales 93.087 euros se corresponden a viviendas.

Gallegas al frente de infraestructuras

En las declaraciones de bienes del BOE también se estrenan dos gallegas que están al frente de Adif y de la Autoridad Portuaria de Castellón. Se trata de la lucense Isabel Pardo de Vera y la cambadesa Ana Ulloa. Recién llegadas a sus puestos, las dos ven cómo sus deudas contraídas superan en valor a sus activos.

Así, la presidenta de Adif declara bienes inmuebles por valor 56.810 euros y 3.500 euros en depósitos, que se ven superados por los 75.258 euros en deudas. Idéntica situación a la de Ana Ulloa, quien cuenta con unos activos valorados en cerca de 107.000 euros y un pasivo de 128.427 euros.

Los embajadores, los más acaudalados

En el ránking de altos cargos del Estado más acaudalados sobresale la figura de los embajadores. A la cabeza se sitúa el santiagués Enrique Asorey Brey, actual embajador español en Gabón tras haber desempeñado el mismo cargo en Berna (Suiza), Seúl (Corea del Sur) o Manila (Filipinas). Suma activos por valor de 1,6 millones de euros de los que la mayor parte (860.000 euros) están canalizados a través de fondos y otros instrumentos de inversión y 435.000 euros, en viviendas.

Asorey dobla en patrimonio a Carmen Buján (nacida en Bueu), que ejerce como embajadora en Mozambique (país asolado en los últimos días por el ciclón Idai). La diplomática canaliza su riqueza a través de inmuebles valorados en 550.000 euros, aparcando otros 10.000 en depósitos. A carrera diplomática también ha regresado el ferrolano Ildefonso Castro. Secretario de Estado de Asuntos Exteriores en el último año y medio de Gobierno de Mariano Rajoy, es embajador en Irlanda desde julio del año pasado. Cuenta con un patrimonio valorado en 273.610 euros libres de deuda, que se canalizan, fundamentalmente, a través de fondos de inversión (109.837 euros) y suma inmuebles por valor de 18.423 euros.

Aunque nacido en Bogotá, pero también con relación con Galicia se encuentra el exdiputado José María Robles Fraga. Es el sobrino del expresidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga. Actualmente es el embajador de España en Chile y atesora bienes por valor de 528.000 euros

De la regulación de medicamentos al Ejército

En la lista aparacen por primera vez los nombres de otros tres altos cargos gallegos. Se trata de Fausto Escrigas, Consuelo Castro y María Jesús Lamas. El primero, nacido en Ferrol, es el almirante jefe de personal de la Armada y cuenta con un patrimonio valorado en más de 96.200 euros.

La ourensana Consuelo Castro, por su parte, ya dirigió la acusación por la catástrofe ambiental del Prestige y desde mediados del año pasado es abogada general del Estado. 163.100 de sus 233.000 euros en que están valorados sus activos se corresponden a inmuebles aunque, sin embargo, no logran situarse por encima de unos pasivos de 235.613 euros. Una situación opuesta a la de María Jesús Lamas, antigua jefa de farmacia del Centro Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) y actual directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, que está libre de deudas financieras. Atesora bienes por valor de 223.000 euros, de los cuales 206.894 euros se corresponden a vivienda.

Los que hicieron las maletas

En el listado hecho público ayer también figuran otros cuatro gallegos que fueron cesados de su cargo con el cambio de Gobierno. Es el caso de la pontevedresa Teresa Pedrosa, que fue relevada por David Regades al frente de la Zona Franca de Vigo, y del vigués Javier Dorado, que fue cesado como director del Instituto de Juventud. La primera cuenta con un patrimonio valorado en 251.676 euros, mientras que el segundo suma 39.000 euros en cuentas bancarias y tiene que hacer frente a un pasivo de 90.000 euros.

A ellos se suman el antiguo director de Salvamento y Seguridad Marítima (Sasemar), José Luis Pedrosa, con un patrimonio neto de 1,1 millones de euros (solo superado por Asorey Brey) y Manuel Garat, antiguo almirante jefe de la flota, que declaró bienes valorados en 260.000 euros.

Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad