La sede de Banco Pastor en A Coruña

El Santander decide suprimir la marca Pastor (pero no pone plazos)

stop

El banco confirma que las enseñas Popular y Pastor desaparecerán en un plazo que dependerá de los estudios de marca que están realizando

en A Coruña, 01 de febrero de 2018 (06:29 CET)

Nada se ha movido en el Santander desde que en junio del año pasado, poco más de una semana después de cerrar la compra del Popular, anunciara a los sindicatos que integraría “a todos los efectos” las entidades absorbidas, incluyendo así las marcas Pastor y Popular.

En aquel momento se inició en Galicia una ofensiva para que el banco preservase la marca Pastor debido a su fuerte arraigo en la comunidad. La petición partió de los sindicatos, que ven en mantener el modelo de negocio del Pastor la única manera de evitar los despidos, más que probables debido a las duplicidades en la red de oficinas de ambos bancos.

Pero se extendió a todo el arco parlamentario gallego, que hizo suya la demanda con voz unánime. El propio Alberto Núñez Feijóo proclamó que Ana Botín “estudiaría” la posibilidad de mantener la marca, pues así se lo había asegurado la presidenta del Santander en conversación telefónica.

Santander, la marca única

Siete meses después de aquella llamada el mayor banco de España tiene claro que las enseñas Pastor y Popular desparecerán, pero no sabe todavía cuándo. Botín explicitó en su exposición ante analistas que la marca Popular desaparecería. Horas después, fuentes del banco sostenían que la postura respecto al Pastor tampoco había variado.

“La decisión de futuro es que quede la marca Santander, pero los plazos no están definidos. Igual que hay un periodo de convivencia con Totta en Portugal, se ha abierto un periodo de convivencia con la marca Pastor. Pero el objetivo final es que quede la marca Santander”, expresaban en el banco a preguntas de este medio.

En este momento, la entidad está realizando “análisis y estudios” sobre el posicionamiento y la fuerza de cada marca. “Esto tiene un recorrido. No sabemos si serán cinco años o dos años, se verá en función de los estudios, pero la política del banco es ir hacia la marca única”, explican.

El factor diferencial del Pastor

El Pastor tiene ventaja en este sentido respecto al Popular, enseña fuertemente desgastada por sus problemas de solvencia y por la resolución que acabó con el banco en manos del Santander por un euro. La enseña gallega, en cambio, se mostró más sólida en este proceso.

La entidad que ahora preside Isabel Tocino pasó el primer trimestre de 2017 con una fuga muy leve de depósitos. En la comparativa, el Popular perdía nueve veces más. En los tres meses previos a la resolución, la fuga de clientes fue constante para el Pastor, pero se frenó con la entrada del Santander y comenzó a recuperar depósitos en los meses siguientes.

A estos argumentos se aferran los sindicatos para evidenciar la solidez de la marca en Galicia, donde operan unas 200 oficinas. El año que viene será clave para conocer el futuro de sus empleados, unos 1.300, pues el Santander habrá culminado la integración tecnológica y pondrá en marcha el tijeretazo para limpiar las duplicidades entre su red gallega y la del Pastor. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad