Mina de San Finx, propiedad de Sacyr

Sacyr pone números a su negocio minero en Galicia

stop

La compañía pretende producir 43.000 toneladas en las minas de wolframio de San Finx este año; tiene garantizada la venta del mineral durante tres años

en A Coruña, 01 de septiembre de 2017 (06:00 CET)

Nada más arrancar el año 2015, Sacyr anunciaba un acuerdo con el grupo financiero Macquarie para entrar a fondo en el negocio de la minería. Desde entonces, la colaboración entre los aliados ni siquiera ha sido necesaria para que la compañía de Manuel Manrique se haya convertido en uno de los principales dinamizadores del sector en España, sobre todo tras la compra de Río Narcea y la mina de Aguablanca en Monesterio (Badajoz), que pertenecían al grupo canadiense Lundin Mining.

En el mapa minero que está desarrollando a buena velocidad, Sacyr hay cartografía para Galicia, lugar donde inició Valoriza Minería, la cabecera de la división, su dinámica de comprar derechos en titularidad de otros para activar explotaciones. Adquirió los derechos sobre las históricas minas de wolframio de San Finx, que intentó sin éxito explotar antes Incremento Grupo Inversor.

Sacyr prevé que este año pueda extraer 43.000 toneladas de mineral, según especifica Valoriza Minería en su memoria de ejercicio. Valoriza también recalca que la compra del producto “está garantizada para los próximos tres años” tras llegar a un acuerdo de compraventa con un cliente.

El negocio minero de Sacyr superaba a cierre de ejercicio los 20 millones en activos

La sociedad que controla el proyecto, que no contó con colaboración de Macquarie, es Tungsten San Finx, que sumaba a cierre de ejercicio activos por valor de 2,4 millones, todavía lejos de los más de 22 millones de su matriz, Valoriza Minería.

Tungsten San Finx cerró el año con 58.000 euros en pérdidas y una cifra de negocio de 243.000 euros que bien describe la fase temprana del proyecto, ahora con perspectivas de alcanzar un volumen importante de mineral durante el presente curso. No es la única explotación gallega de Sacyr, pues durante el año pasado adquirió una concesión para extraer scheelita en una mina de A Gudiña.

La compañía presentó también el año pasado el proyecto de vertido para San Finx en Augas de Galicia. Es una zona especialmente delicada a nivel ambiental, pues Adega ya denunció en marzo de este año la presencia de metales tóxicos en el agua por encima de los límites legales.

Valoriza Minería, por su parte, firmó en su último ejercicio completo 440.000 euros en pérdidas.

Mapa minas sacyr

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad