stop

El regreso de la vieja Pescanova al parqué tras cuatro años de suspensión fulmina 162 millones de capitalización

en A Coruña, 07 de junio de 2017 (18:48 CET)

El previsible desplome de Pescanova en su regreso a bolsa tras cuatro años de suspensión de la cotización ha dejado las acciones en los 0,27 euros. En una jornada, los títulos perdieron el 95% de su valor, dilapidando 162 millones de capitalización bursátil.

Tanto en la CNMV, que anunció el pasado lunes que levantaba la supensión, como la propia Pescanova, preveían una venta masiva de acciones en los “primeros días o semanas”, que derivaría en una enorme volatilidad. Este miércoles se intercambiaron 17,4 millones de títulos, una cifra que cuadruplica el volumen de movimientos que se produjeron el día previo a que el regulador decidiera parar la cotización, una vez que la compañía comunicó que no presentaría sus cuentas.

El valor en bolsa de la vieja Pescanova, actualmente nada más que una sociedad cartera que maneja un 1,6% de Nueva Pescanova, el brazo productivo controlado por la banca, asciende a 7,7 millones. Aparentemente, la acción todavía está sobrevalorada. La propia compañía había estimado en algo menos de un millón de euros su capitalización en bolsa en base a las operaciones de intercambio de acciones que se produjeron al margen de la cotización.

Esas operaciones fueron las que llevaron al fondo estadounidense Broadbill a convertirse en el principal accionista, al comprar la participación de Damm y de Fidelity, llegando a pagar, en algunos casos, solamente tres céntimos por título.

La depreciación de las acciones de Pescanova están vinculadas al deterioro de su participación en Nueva Pescanova, que una ampliación de capital ejecutada por la banca en abril dejó en el 1,6%. Hasta entonces controlaba algo más del 20%.  

Accionariado Nueva Pescanova

Accionariado de Nueva Pescanova / ED

Hemeroteca

Pescanova
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad