Helicóptero frente a la sede de Babcock en Mutxamel / Babcock International

Nuevo cabreo de Babcock tras naufragar en un macroconcurso en Portugal

Babcock, derrotada en el concurso del 061 en Galicia, carga contra una empresa lusa por presentar ofertas temerarias por los helicópteros contra incendios

Nueva derrota y nuevo cabreo para Babcock, la multinacional británica heredera de la antigua Inaer y socia de la Xunta en el aeródromo de Rozas. La compañía, que acaba de perder el servicio de helicópteros del 061 en Galicia, naufragó también en el macroconcurso impulsado en Portugal para dotar al país con 35 helicópteros contra incendios durante cuatro años. Se trata de una voluminosa adjudicación repartida en nueve lotes de los que la empresa lusa Helibravo ganó siete por valor de 52,9 millones. 

Heliportugal se hizo con un contrato de 4,5 millones para aportar el servicio de tres helicópteros, mientras que CCB se quedó con 8,3 millones por dos aviones anfibios. Sin pescar nada se quedó Babcock, que junto a otra compañía, HTA, presentó alegaciones a la resolución de Força Aérea, el cuerpo militar encargado del concurso y que tiene asignados hasta 122 millones para incorporar medios aéreos contra el fuego después de los trágicos incendios que devastaron Portugal en 2017.

Precios "anormalmente bajos"

Como sucedió en Galicia con los helicópteros del 061, Babcock presentó alegaciones a la adjudicación junto a HTA, quejándose ambas del precio “anormalmente bajo” ofertado por Helibravo que, a su juicio, pone en peligro el cumplimiento del contrato. La compañía portuguesa percibirá 52,9 millones por sus siete lotes, que tenían un presupuesto previsto de 80 millones.

También se quejó la multinacional británica por la concentración de medios en una misma empresa. De hecho, Helibravo no dispone de los medios suficientes para atender los contratos adjudicados y prevé cumplir con el servicio mediante una alianza con la española Faasa.

A Babcock solo le queda impugnar el concurso

La resolución de Força Aérea, que adelantó Jornal de Notícias, desestima los argumentos de la antigua Inaer, pues entiende que no fue capaz de demostrar que los precios ofertados fueran disconformes con los precios de mercado hasta el punto de distorsionar la libre competencia y que no existía límite alguno en los pliegos del concurso sobre el número de lotes que se podían adjudicar a una misma empresa.

A la espera de saber si impugnará o no el concurso, Babcock encaja este revés poco después de perder el servicio de helicópteros del 061 en Galicia y tras plantear un tijeretazo a los salarios de la plantilla en España.  

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad