La fragata se hundió en la terminal de carga de Bergen tras chocar con un petrolero mientras participaba en maniobras de la OTAN / EFE

Noruega exculpa a Navantia-Ferrol del hundimiento de su fragata

Las autoridades del país concluyen que el siniestro del 'KNM Helge Ingstad' se debió a una cadena de errores humanos y no a deficiencias en su construcción

El hundimiento de la fragata noruega KNM Helge Ingstad se debió a una cadena de fallos humanos y no a deficiencias técnicas. Esta es la conclusión a la que ha llegado la Autoridad Noruega de Investigación de Accidentes Martítimos (AIBN), que da un vuelco a las pesquisas iniciales y exculpa del siniestro a Navantia-Ferrol, astillero en el que se llevó a cabo la construcción del buque.

Y es que el informe preliminar del accidente vinculaba el rápido hundimiento del buque a un “fallo crítico” en el diseño por parte del astillero ferrolano, que adolecería de una supuesta falta de “estanqueidad”. Unas referencias que ahora desaparecen en un informe definitivo en el que se atribuye el siniestro a fallos humanos de las tripulaciones de la fragata noruega y el petrolero maltés con el que colisionó.

Cadena de errores humanos

La primera parte del informe de las autoridades noruegas (la segunda está todavía por publicar) atribuye por completo la responsabilidad del siniestro a una cadena de errores humanos tanto por parte de la tripulación de la fragata como del petrolero de bandera maltesa con el que colisionó.

En concreto, el documento recoge que el buque regresaba de realizar unas maniobras de la OTAN con el Sistema Automático de Identificación apagado, algo permitido pero que se considera de alto riesgo cuando la maniobra se realiza en el interior de un fiordo. Además, la tripulación del petrolero llevaba las luces de cubierta encendidas, no interpretó adecuadamente las señales del radar y el propio centro de tráfico marítimo no monitorizó adecuadamente el paso del buque militar por este fiordo, según concluye la investigación.

Navantia esquiva las sanciones

De esta forma, Navantia queda, por el momento, eximida de la responsabilidad y de las sanciones multimillonarias a las que tendría que hacer frente en el caso de que se demostrase cualquier tipo de deficiencia técnica.

El KNM Helge Ingstad, que sufrió la colisión el 8 de noviembre del año pasado, fue la cuarta de las cinco fragatas encargadas por la Marina noruega a Navantia en un contrato valorado en 1.050 millones de euros. Su construcción se llevó a cabo en las instalaciones de la empresa pública en Ferrol y su entrega tuvo lugar en septiembre del año 2009.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad