La fragata KNM Helge Ingstad se hundió en la terminal de carga de Bergen tras chocar con un petrolero
stop

La primera ministra noruega, Erna Solberg, asegura que valorarán la posibilidad de presentar una reclamación a Navantia cuando concluya la investigación

en A Coruña, 30 de noviembre de 2018 (18:51 CET)

Noruega confirmó lo que ya dejaban intuir los miembros de la comisión de investigación sobre el hundimiento de la fragata KNM Helge Ingstad este jueves: la puerta está abierta para una posible demanda contra Navantia pero no es una cuestión que, de momento, esté sobre la mesa. Así lo ha confirmado la primera ministra noruega, Erna Solberg, quien aseguró que no se plantea una posible reclamación contra los astilleros públicos españoles.

Solberg afirmó que antes de pensar en plantear exigencias a Navantia es necesario que los expertos dictaminen dónde se produjo el fallo y que el Ministerio de Defensa analice las cláusulas y especificaciones del contrato firmado en su día con los astilleros, que entregaron las fragatas entre 2003 y 2010. "No tenemos claridad sobre esas cosas ahora mismo. Hay que analizarlo jurídicamente, y dejamos abierto si la petición de una compensación puede ser una cuestión en el futuro. Lo primero es averiguar en qué parte del proceso ocurrieron esos fallos", recalcó en declaraciones recogidas por la agencia noruega NTB.

Defensa y Navantia analizarán el supuesto fallo de seguridad

El buque que se hundió en la terminal de carga de Bergen tras chocar con un petrolero formaba parte de un programa de 1.100 millones para construir cinco fragatas F-313 para la Marina del país escandinavo. El informe preliminar de la Comisión de Investigación de Accidentes de Transporte detectó un fallo de seguridad atribuible al diseño de Navantia y relacionado con estanqueidad de los compartimentos del buque, que fue ensamblado en los astilleros de Ferrol y Fene. El agua entró en el cuarto de generadores en popa, en los camarotes de la tripulación en cubierta y en los almacenes, que deberían ser herméticos.

Pese a esta conclusión inicial, pues se trata de un informe preliminar, Solberg instó a aguardar al transcurso de la investigación, mientras que el departamento de Defensa anunció que iniciaría "de forma inmediata" un diálogo con Navantia "para aclarar estas cuestiones" de seguridad.

Navantia, por su parte, aseguró este jueves que el diseño de la fragata cumple con todas las certificaciones internacionales de buques de guerra y, en concreto, la reglamentación sobre longitud máxima de inundación que deben soportar, lo que permite al barco mantenerse a flote aunque se inunden varios de sus compartimentos.

Indignación en los trabajadores de Ferrol

El presidente del comité de empresa de Navantia en Ferrol trasladó este viernes el malestar de los trabajadores con el informe de la comisión de investigación noruega. "No consentimos que un portavoz siembre la duda en los medios de comunicación dejando entrever que este hundimiento se puede achacar a nuestra labor", aseveró Javier Galán. 

El sindicalista explicó que  desde los representantes de los trabajadores tienen "conocimientos de cómo fue fabricada esta fragata, al igual que el resto aquí materializadas, y este hundimiento no tiene nada que ver con el proceso de construcción". "Entendemos que no se puede estar jugando con una empresa, que además está en pleno periodo de negociación de un plan industrial, y donde mundialmente se esté dando a entender que en Navantia no sabemos ahora hacer barcos, después de llevar haciendo varios siglos esta labor", insistió, tras pedir al Gobierno que "tome cartas en el asunto" pues puede afectar al prestigio de los astilleros

Hemeroteca

Navantia
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad