El acuerdo con los pilotos italianos llega tras ocho meses de negociaciones. EFE.

Los sindicatos europeos quieren que Ryanair no sea Ryanair

stop

Los sindicatos califican la política de recursos humanos como propia de organizaciones mafiosas y regímenes dictatoriales

en Barcelona, 19 de agosto de 2018 (12:53 CET)

Los sindicatos europeos han remitido una carta a los accionistas de Ryanair en la que piden una solución para evitar más conflictos laborales y lanzan como medida una sugerencia, como mínimo, pretenciosa: que la aerolínea, conocida por haber popularizado los vuelos baratos, abandone ahora su modelo de negocio de bajo coste.

El cambio solicitado por los sindicatos españoles, portugueses, belgas e italianos pasa por olvidarse del modelo low cost, caracterizado por transportar a un gran número de pasajeros en rutas cortas y con un servicio de cara al público muy sencillo.

Piden, además, que se respete la legislación europea y los derechos de sus trabajadores, porque la situación actual está perjudicando tanto a trabajadores, pasajeros y compañía.

Los sindicatos manifiestan su máxima disposición para negociar

En el escrito, los sindicatos manifiestan su máxima disposición para negociar, pero solo si en el diálogo están representados los interlocutores designados por las organizaciones sindicales, ya que la empresa insiste en designar a los representantes sindicales y hace de ello un caballo de batalla, ilegal en la legislación española.

A pesar de que se han firmado acuerdos de lo que Ryanair denomina “reconocimiento de los sindicatos” en algunos países, como Alemania o Italia, los sindicatos afirman que "no ha habido ningún avance ni se ha firmado ningún convenio colectivo que proteja los derechos de los trabajadores dentro de la legislación local".

Ryanair: las otras reclamaciones de los sindicatos

En la carta se pone de manifiesto otros aspectos de la política laboral de Ryanair que descontenta a sus empleados: el acoso como herramienta de gestión o las sanciones a trabajadores de baja médica son algunos de los ejemplos citados.

“Esta política de recursos humanos tiene aspectos similares a organizaciones mafiosas y regímenes dictatoriales, anacrónicos en un sector regulado a nivel europeo basado en la seguridad y la comunicación fluida entre trabajador y aerolínea con objeto de impedir accidentes” declara Ernesto Iglesias, responsable de vuelo de USO Sector Aéreo.

Consideran por todo ello que la actual dirección de la compañía no tiene la sensibilidad adecuada ante la realidad laboral de sus empleados. Tampoco su confianza para realizar los cambios necesarios que pongan fin a la continua vulneración de derechos a los que se ven sometidos.

Por último, lanzan una advertencia: “los trabajadores no se darán por vencidos hasta que la empresa cambie”.

Hemeroteca

Turismo Gallego
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad