Protesta en Foz trabajadores de Alcoa / E.P.

Liberty intentó comprar sin éxito tres plantas a Alcoa antes que Cervo

El gigante del empresario Sanjeev Gupta negoció el año pasado para hacerse con las plantas de A Coruña y Avilés de Alcoa, además de otra en Australia

Estes lunes en Santiago de Compostela representantes del comité de empresa de Alcoa en San Cibrao se reunirán con la empresa interesada en hacerse con las instalaciones de A Mariña lucense, el gigante del aluminio Liberty House. Los sindicatos CCOO y UGT anunciaron que el pasado jueves ya mantuvieron un primer encuentro con el CEO del grupo, el multimillonario de origen indio Sanjeev Gupta, y con el jefe de operaciones de la multinacional, Arnaud de Weert. La solidez de GFG Alliance, el conglomerado internacional al que pertenece Liberty, así como el hecho de que cuente con el aval del Gobierno de Pedro Sánchez elevan la presión para Alcoa, que en estos días se ha visto instada tanto por la clase política como por los trabajadores a llegar a un acuerdo rápido que paralice el ERE en marcha, que podría dejar en la calle, si se llega a materializar, a 534 empleados.

La realidad es que, contando con todos los avales, no es la primera que Liberty House pelea sin éxito por hacerse con activos de Alcoa. El año pasado, sin ir más lejos, pretendió hasta tres plantas de la multinacional americana: dos en España y una en Australia. A pesar de sus buenos números, no se llevó ninguna. 

A Coruña y Avilés, una puja con polémica

La noticia de que Liberty House está interesado en Alcoa San Cibrao se hizo pública esta semana, justo un día antes de cumplirse un año de la venta por parte de la compañía de Pittsburgh al fondo Parter de las plantas que poseía en A Coruña y en Avilés y que, en un principio, quería cerrar. Auditada por el propio Gobierno central y por la ministra de Industria, Reyes Maroto, Alcoa habilitó un proceso de puja al que se presentaron grandes del sector como Aludium o Cunext, además de la propia Liberty, y fondos, como Quantum Capital o Parter, que fue la finalmente se hizo con las plantas para, posteriormente y en menos de un año, vender su mayoría accionarial al controvertido Grupo Industrial Riesgo.

A pesar de que la envergadura de Liberty y la de Parter no son comparables, la compañía de Gupta perdió la subasta. Y eso que, a priori, su oferta era una de las mejores. Era de las que menos ayudas solicitaba a Alcoa (que se comprometió a acometer inversiones millonarias en las plantas traspasadas para garantizar el empleo y la producción). Por otro lado, su proyecto para A Coruña y Avilés pasaba por mantener al completo y de forma íntegra la actividad en las dos factorías, esto es, conservar todas las series de electrolisis, donde se produce el aluminio primario y que, por otro lado, son las principales responsables del elevado gasto energético.

Interesado en Australia

Aún habiendo perdido la subasta de las dos plantas de Alcoa, a finales de año, Gupta volvió a intentarlo. Según medios australianos, en diciembre negoció con empresa y autoridades locales para hacerse con la fundición de aluminio de Portland, en Victoria. Del mismo que en España, en Australia Alcoa indicó que necesitaba energía más barata para poder mantener abierta su factoría en Portland más allá de 2021, cuando finaliza su acuerdo de suministro actual (la planta de Alcoa consume alrededor del 10% de la electricidad del estado de Victoria) ligado a ayudas públicas.

Si bien los medios de comunicación aseguraron que las negociaciones llegaron a producirse, en enero, la multinacional americana indicó que, por lo menos de momento, la fundición de Portland seguiría funcionando a pesar de las pérdidas millonarias en las que incurre.

Interés también en la alúmina

A pesar de todo, Liberty no se da por vencida. Según los sindicatos con representación en Alcoa San Cibrao, el gigante del aluminio verde ha mostrado su interés por las dos factorías que la multinacional tiene en esta ubicación: la de aluminio, sobre la que pesar el ERE, y la de alúmina. La oferta no ha sido del agrado de Alcoa, que se apresuró a indicar a los medios de comunicación que no tiene ninguna intención de vender esta última planta, en la que cuenta con la australiana Alumina Limited como socio, con un 40% del capital. 

Asegura Alcoa que, si bien los contactos con Liberty ya han comenzado, por el momento, no se ha presentado ninguna "propuesta concreta". El tiempo apremia ya que el próximo martes 4 de agosto acaba la prórroga del periodo de negociaciones del ERE en San Cibrao (la Xunta, como autoridad competente en materia laboral, le ha pedido ya que suspenda el proceso ante el interés de un inversor solvente). Habrá que ver si, finalmente, en esta ocasión, Liberty logra su objetivo.

A finales de 2018, Liberty compró a Río Tinto la fundición de aluminio de Dunkerque (Francia)

Un artículo de C.D.P.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad