Autopista AP-9 a su paso por el municipio coruñés de Miño

La concesionaria de la AP-9 prevé ingresar más de 166 millones con subidas de peaje

stop

Las tarifas de la principal autopista gallega subirán más de un punto porcentual por encima de la media estatal debido a las compensaciones pactadas con Fomento

en A Coruña, 11 de diciembre de 2017 (05:00 CET)

El precio medio del peaje en las autopistas dependientes del Ministerio de Fomento subirá un 1,91% de media a partir del 1 de enero, el primer incremento en tres años. La actualización de tarifas está vinculada a la compleja fórmula de revisión anual que utiliza el Ejecutivo y que está indexada a la evolución del IPC.

La AP-9, la principal autopista de Galicia que conecta Ferrol con la frontera portuguesa por el eje atlántico, subirá los peajes bastante por encima de la media, más de un 3%. Esto es debido a que, además de la actualización de tarifas, al precio se cargan los compromisos de Fomento para compensar a la concesionaria, Audasa.

Zapatero y Rajoy utilizaron la misma fórmula

La compañía, controlada por Itínere, acumula en ese fondo de compensación 166,5 millones a cierre del primer semestre del año. Esa sería la cuantía que, a golpe de Real Decreto, Fomento se comprometió a abonar a la concesionaria. No lo hará a costa de las arcas públicas, sino mediante incrementos de los peajes, recayendo el gasto sobre los propios usuarios del vial.

El fondo compensatorio continuó incrementándose hasta finales de ejercicio y comenzará a disminuir una vez entre en vigor el aumento de tarifas de comienzos de año. Las compensaciones a recibir por Audasa derivan de los acuerdos firmados con el Gobierno, uno con el equipo de Zapatero y otro con el de Rajoy, por determinadas actuaciones en la autopista.

Las subidas pactadas

El primero lo firmó José Blanco y preveía compensar a la concesionaria por acometer las obras de ampliación en Rande (Vigo) y en la circunvalación de Santiago. Audasa se comprometía a financiar la obra mediante la emisión de bonos y Fomento aseguraba una compensación mediante un aumento de los peajes. El segundo lo firmó Ana Pastor y preveía compensar a la concesionaria por los descuentos en determinados tramos del área de Vigo y Pontevedra.

“Para compensar las inversiones a realizar y los mayores gastos que comportan las actuaciones contempladas en el Real Decreto 1733/2011, así como los menores ingresos que establece el Real Decreto 104/2013, y el valor capitalizado de los flujos de caja netos hasta el final del período concesional calculado a una tasa anual del 8%, podrá solicitar al Ministerio de Fomento, una vez determinado el saldo conjunto de ambos Reales Decretos, una actualización extraordinaria de tarifas que garantice que antes de terminar el período concesional, el saldo conjunto resultante de la compensación se hace cero”, afirmaba Audasa en su informe de resultados remitido a la CNMV.

Ese saldo alcanzaba a cierre del semestre 166,5 millones. 139,4 millones se correspondían con las inversiones para la ampliación de capacidad de la autopista, a los que se suman 9,2 millones por actualización financiera. En cuanto a los tramos bonificados, el saldo alcanzaba los 15,9 millones, más otros dos millones por la actualización financiera acumulada. El saldo de compensación conjunto era de 166,5 millones. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad