Peaje en la Autopista del Atlántico

Palo millonario de Hacienda a los dueños de Autopistas del Atlántico

stop

Itínere, propietario de la concesionaria de la AP-9, paga quince millones extra en impuestos tras las actas de inspección levantadas por la Agencia Tributaria

en A Coruña, 08 de diciembre de 2017 (05:00 CET)

A los dueños de Autopistas del Atlántico SA (Audasa) no le acaban de salir las cuentas con el fisco. Cuando es inminente un nuevo incremento en los peajes de la AP-9, derivado de compensaciones pactadas tanto con gobiernos del PSOE como del PP, la propietaria de la concesionaria gallega afronta rejones fiscales derivados de su peculiar modo de entender el pago de impuestos. Así al menos lo entienden los chicos de Cristóbal Montoro, abonados a levantar actas de inspección al Grupo Itínere.

En este caso es Arecibo Servicios y Gestiones, la sociedad holding de la que cuelga todo el grupo Itínere y que tiene su domicilio fiscal en Bilbao, la que ha tenido que rendir cuentas extraordinarias con Hacienda. La memoria de Arecibo da cuenta del nuevo revés. El resultado, el pago extra de unos 15 millones por parte de Itínere por impuestos indebidamente liquidados. 

Por Sociedades

La Agencia Tributaria desplegó el año pasado diversas actuaciones de comprobación e investigación sobre el grupo propietario al 100% de Audasa. A los inspectores les llamaron especialmente la atención las liquidaciones del Impuesto sobre Sociedades del grupo fiscal del que Itínere es la cabecera durante los ejercicios de 2013 y 2014. Conclusión: con fecha 23 de diciembre de 2016, la inspección de la Agencia Tributaria levantó acta, firmada en conformidad por Itínere, por importe de 14,9 millones de euros de cuota y 862.000 euros más en concepto de intereses de demora.

Arecibo, en sus memoria, detalla que no se llegó a incoar expediente sancionador para ninguno de los citados ejercicios. Sin embargo, la millonaria deuda tributaria ha sido liquidada por la citada sociedad este mismo año, concretamente el pasado mes de marzo. Ya en las cuentas consolidadas de 2016, Arecibo tuvo que  registrar un ajuste con cargo a reservas voluntarias por importe de 15,3 millones.

Guerras con el fisco

No es la primera vez que la Agencia Tributaria pone en cuarentena, y levanta actas de inspección, al Grupo Itínere. Lo hizo en 2013, cuando se iniciaron por Hacienda actuaciones de comprobación del Impuesto sobre Sociedades de los ejercicios 2007 y 2008, cuando formaba parte de Sacyr. Una de las actas fue recurrida en diciembre de 2015 por Sacyr ante el Tribunal Económico-Administrativo Central, estando pendiente de resolución al cierre de 2016.

Sin embargo, el acuerdo de compraventa firmado por Sacyr con el grupo norteamericano Citi, actual propietario de Arecibo, y por consiguiente de Itínere y de Audasa, incorporaba un blindaje por el cual el vendedor se comprometía a mantener indemne a Itínere de cualquier contingencia fiscal. Todo ello fue hasta el ejercicio fiscal de 2008. A partir de entonces, tiene que asumir el nuevo propietario todas las contingencias fiscales, como la última.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad