José María Castellano / EFE

José María Castellano y la sombra de Caixabank

stop

El expresidente de Novagalicia llegó a cambiar la gestora de su sicav, Carivega, un mes después de que Caixabank comprase Barclays

en A Coruña, 12 de diciembre de 2017 (05:00 CET)

La intrahistoria de la subasta de Novagalicia Banco, hasta caer en manos del grupo venezolano liderado por Juan Carlos Escotet, en diciembre de 2013, tiene un protagonista de excepción: José María Castellano, el presidente que no logró sacar finalmente adelante su propuesta para que unos fondos de inversión internacionales se hicieran con el control de la entidad financiera entonces en proceso de reprivatización. Sin valorar del todo las fuerzas de Escotet, Castellano tenía entonces un enemigo público, Caixabank, a quien consideraba su entorno como la verdadera amenaza que podría truncar entonces sus planes. Y a la vista de las decisiones de inversión que sigue tomando el catedrático coruñés, Caixabank sigue siendo su particular "bestia negra".

La supuesta hostilidad del catedrático coruñés hacia Caixabank y su grupo es algo más que una leyenda urbana que recorrió los pasillos de Rúa Nova, sede de Novagalicia, en pleno proceso de subasta. Lo sigue siendo ahora. Al menos, si se atiende a los movimientos de su grupo patrimonial. Y, en concreto, a las decisiones que ha tomado Castellano sobre el destino de su dinero y en quien confía su fortuna.

El cambio de gestora

El ejemplo está en Carivega de Inversiones, su sociedad de inversión en capital variable que tiene al grupo familiar de Castellano como principal accionista. De hecho, su mujer, María Teresa Vázquez Abad, figura como presidente, y a su hijo Pablo como consejero. Tirria o no, lo cierto es que los propietarios de Carivega dieron la orden de cambiar de sociedad gestora un mes después de que Caixabank se hiciera con el 100% de Barclays España, que era la tradicional gestora de cabecera de Castellano y cía.

El dos de enero de 2015, Barclays Wealth Managers España, SGIIC SA, la gestora y depositaria del dinero de Carivega, comunicaba a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) un cambio de control en su accionariado, pasando a formar parte del Grupo Caixa con la adquisición por parte de Caixabank, S.A. de una participación indirecta de control del 100%.  Quince días más tarde, y cerrando la operación de integración, Barclays Wealth Managers España se integraba en Invercaixa Gestión, SGIIC.

Al margen de Caixabank

A decir por los registros de la CNMV, a José María Castellano le faltó tiempo para tomar decisiones tras el cambio. No había pasado un mes después de que Barclays cayese en manos de Caixabank y los propietarios de Carivega decidían cambiar de gestora. El depositario a partir de febrero de ese año sería Bankinter.  En concreto, Bankiner Gestión de Activos pasaría a ser la administradora de la sicav de Castellano. Y hasta hoy.

Una vez integrado en Caixabank, Barclays causó baja como gestora en la CNMV en mayo de 2015. Castellano ni siquiera esperó y optó meses antes por Bankinter. Si se atiende a las inversiones financieras que realiza Carivega, pues resulta fácil comprobar cómo todo lo que es el universo Caixabank y sus participadas no están entre las prioridades del catedrático coruñés. Las inversiones en renta variable de Carivega se centran en Naturhouse, de la que además el expresidente de Novagalicia es consejero, y también en valores como Cuétara, Banco Sabadell y Telefónica. Ni rastro de Caixabank, ni de participadas como Repsol, Abertis o Gas Natural Fenosa. La sombra del supuesto enemigo parece alargada.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad