stop

Castellano es consejero de Naturhouse y de Sniace, de las que es primer accionista Félix Revuelta, el inversor que prepara una macrodemanda contra el Popular

Rubén Rodríguez

Economía Digital

El consejo de administración de Naturhouse con Félix Revuelta en el centro, Isabel Tocino a su lado, y José María Castellano (el tercero por la izquierda) / Naturhouse

en A Coruña, 16 de junio de 2017 (06:00 CET)

La presidencia de Ono y la de Novagalicia abrireron un breve paréntesis en la dilatada relación entre José María Castellano y Félix Revuelta, el dueño de la compañía de dietética y nutrición Naturhouse. Al menos desde 2006, los empresarios habían compartido camino en Kiluva, el brazo inversor de Revuelta que ahora organiza una demanda colectiva contra el Popular contando con la adhesion de cerca de 5.000 pequeños accionistas.

Castellano dejó su puesto de consejero en Kiluva en 2009, relevándolo la exministra Isabel Tocino y coincidiendo con el inicio de su etapa en la presidencia de Ono en 2008, cargo que enlazaría tres años después con la presidencia de Novagalicia. El exvicepresidente de Inditex no tuvo más suerte que Saracho en el Popular en su esfuerzo por reflotar la antiguas cajas gallegas, pero con la entidad ya vendida a Abanca, Revuelta volvió a requerir de su asesoramiento en Naturhouse.

Castellano es consejero independiente de la compañía, cargo por el que ingresó el año pasado 43.000 euros. A través de Carivega, su sicav, controla un 0,04% del capital. También por empeño de Revuelta, el expresidente de Novagalicia es consejero independiente de la química Sniace, de la que percibió solamente 8.000 euros el año pasado. El dueño de Naturhouse es el máximo accionistas de la empresa y en su momento promocionó a Castellano con tanta fuerza que llegó a especularse con que pudiera ocupar la presidencia.

Castellano fue consejero del brazo inversor de la familia Revuelta, Kiluva; ahora es consejero de Sniace y de Naturhouse, ambas con Félix Revuelta de máximo accionista

La proximidad entre los empresarios ha acabado por provocar que Castellano se vea salpicado, aunque sea indirectamente, por la caída del Popular. Con la intervención del Banco Central Europeo y la posterior venta al Santander, Revuelta, que se convirtió en accionista en 2004, perdió más de 45 millones. No le gustó el resultado al dueño de Naturhouse que, al estilo de los empresarios gallegos que perdieron su inversión en Novagalicia, ha puesto rumbo a los tribunales.

La demanda ha reunido ya a cerca de 5.000 accionistas que han visto como se esfumaba su inversión. Aunque los términos de la denuncia no se han explicitado todavía, Revuelta ha manifestado en la última etapa del banco críticas contra la gestión y la pensión de Ángel Ron y contra la gestión de Emilio Saracho.

La beligerancia de Revuelta ha tenido una inesperada repercusión en Naturhouse. La exministra de Medio Ambiente, Isabel Tocino, ha dejado el consejo de administración de la cotizada, donde, al igual que Castellano, ejercía como independiente. Tocino debió considerar incompatible tener asiento en Naturhouse, con Revuelta azuzando a los accionistas contra el Popular, y ser consejera del Santander, cargo que asume desde 2007. Puestos a escoger, prefirió a Ana Botín.

Naturhouse comunicó a la CNMV la dimisión de Tocino explicando que no había ningún impedimento legal para que continuase en el puesto. En el caso de Kiluva, la exministra del Gobierno de Aznar relevó a Castellano en 2009 pero dejó el cargo un lustro después, en 2014.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad