Jacinto Rey, presidente de la constructora San José, durante la salida a bolsa del grupo

Jacinto Rey salva su 'match ball' con la banca para controlar San José

San José cancela el préstamo participativo de 100 millones sellado con los bancos para salvar el concurso en 2015 y logra el beneplácito de los inversores

La retirada parcial del Grupo San José de la Operación Chamartín tiene otra derivada. Jacinto Rey ha aprovechado la inyección de liquidez por la venta del 14,46% de Distrito Castellana Norte a Merlin Properties (dueña de Marineda City) para vencer su particular pulso contra la banca.

Y es que la constructora capitaneada por el empresario pontevedrés ha dedicado parte de los 169 millones de euros recibidos por parte de Merlin Properties para zanjar las deudas derivadas de su refinanciación del 2014 y que ponían el 35% de su capital a tiro de la banca.

El Grupo San José canceló el pasado 31 de octubre el préstamo participativo (representado mediante warrants convertibles) por valor de 100 millones de euros con el que cargaba desde hacía cinco años. Lo hizo sobre la bocina, el mismo día en el que expiraba, evitando así la posibilidad de que el 35% de su capital pasase a manos de las entidades financieras con las que selló el acuerdo de refinanciación hace exactamente un lustro.

De la deuda a la caja

De esta forma, Jacinto Rey se asegura el control de la empresa que él mismo preside y en la que se mantiene como principal accionista con una participación del 48,3%, superior al de la familia Ávalos, que controla otro 20%.

El empresario salva un match ball ante la banca, con quien se vio obligada a renegociar en 2014 un pasivo que por aquel entonces rondaba los 1.600 millones de euros tras dispararse con la compra de Parquesol. Pero ahora, cinco años después, el panorama es bien distinto. La deuda ha cambiado de signo en una firma que ya cuenta con una posición de caja por valor de 120 millones de euros.

Beneplácito de los inversores

Desde Gotham City Resarch (la casa de analistas que destapó el fraude de Gowex) bendicen este movimiento que, según sus cálculos, permitirá que la empresa gallega se ahorre unos 10 millones de euros anuales en gastos financieros

En el caso de cumplirse sus predicciones, San José podría aumentar en casi un 50% sus beneficios actuales, que en 2018 (último ejercicio disponible) ascendieron a 18,1 millones de euros. Es por ello que desde Gotham City Research consideran que el precio de sus acciones debería escalar desde los 6,45 euros a los que cerró la sesión del viernes hasta los 15 en los que se situaría su precio objetivo

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad