Conservas de Garavilla, Jealsa, Frinsa y Calvo, entre otras marcas

Frinsa pierde la guerra por defender su marca de conserveras y hoteles

La conservera gallega pierde una demanda para anular la marca de un hotel en Monforte como ya le ocurriera contra las marcas Braulio Alfageme y Frisla

Frinsa reina en el sector conservero gallego con su marca blanca. La firma con sede en el concello de Ribeira vende cada año más de 500 millones de latas que se enmascaran en los stand de los supermercados bajo el logotipo de estas cadenas.

Sin embargo, Frinsa, que se acaba de hacer con la tercera mayor conservera portuguesa, también nutre su cifra de ingresos con las conservas que sí vende bajo sus propias enseñas. Se trata de las marcas Ribeira y Ribeira Proteína Natural, que la compañía trata de blindar a toda costa y por las que ha emprendido una ofensiva judicial en la que los tribunales le dan, por ahora la espalda.

La disputa por la marca 'Ribeira'

La Sala de lo Contencioso número 2 del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha tumbado el último pleito de Frinsa. La compañía capitaneada por Ramiro Carregal demandó a la Oficina Española de Patentes y Marcas (dependiente del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio) por haber permitido la inscripción de la marca mixta Ribeira Sacra como imagen corporativa del Hotel Ribeira Sacra de Monforte de Lemos.

producto atun nuevo1

Imagen de archivo del atún claro que Frinsa distribuye bajo su marca 'Ribeira Proteína Natural'

Desde Frinsa consideraban que existía una gran similitud en el nombre y también en el sector (la restauración, si bien Frinsa produce y el hotel monfortino sirve productos de cara al público), por lo que exigían anular su registro ante la Oficina Española de Patentes y Marcas. Sin embargo, la jueza María Soledad Gamo ha decidido desestimar la demanda e imponer a Frinsa el pago de las costas procesales.

Según la titular de la Sala de lo Contenciono número 2 del Tribunal de Justicia de Madrid, “el vocablo en cuestión [Ribeira] debe contemplarse como de gran debilidad distintiva, como lo prueba el hecho de la existencia de un elevado número de marcas registradas que lo incorpora”. Además, también considera que las grandes diferencias que una y otra marca muestran en el apartado gráfico evitarían cualquier tipo de confusión. “Contiene otros elementos denominativos y gráficos que la diferencian de la oponente”, asegura la jueza en su sentencia, en la que descarta que el Hotel Ribeira Sacra logre de esta manera “aprovecharse del buen nombre de la conservera número 1 de España”.

Ribeira

Logotipo del Hotel Ribeira Sacra, de Monforte de Lemos

La batalla que sí pierde contra otras conserveras

El Hotel Ribeira Sacra logra ganarle el pulso a Frinsa como ya lo hicieron en el pasado otras dos conserveras. Se trata de la cambadesa Conservas Cermar, distribuidora de mejillones, berberechos y atún bajo la marca Galicia y que decidió dar un paso más allá con la incripción de su marca Frisla. Tras una batalla judicial, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid desestimó el recurso planteado por Frinsa para anular esta marca por su supuesta similitud fonética.

Una situación idéntica a la de la empresa cántabra Dando La Lata Premium, especializada en la elaboración de conservas de alta calidad. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid dio la razón a la compañía y tumbó el recurso de Frinsa, que se oponía al registro de las marcas La Conserva by Braulio Alfageme y La Conserva by Braulio al entender que generaba confusión con sus espacios gastronómicos gourmet que llevan por nombre Frinsa La Conservera.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad