Conservas de Garavilla, Jealsa, Frinsa y Calvo, entre otras marcas

La expansión de Frinsa lleva la guerra de conserveras a Portugal

Jealsa e Ignacio González Montes son los grupos gallegos con mayor penetración en Portugal, a los que se suma la ofensiva de Frinsa tras comprar A Poveira

El crecimiento de la conservera Frinsa, que aumentó un 25% sus ventas el año pasado hasta alcanzar los 507 millones, recrudece la batalla por el mercado portugués. La compañía de Ramiro Carregal, uno de los grandes proveedores europeos de marca blanca para distribución, acaba de hacerse con el 50% de la empresa A Poveira, con sede en Póvoa de Varzim, expandiendo por primera vez sus centros productivos fuera de territorio gallego.

El golpe sobre la mesa de la familia Carregal se produce en una plaza donde tienen una fuerte presencia otras dos conserveras gallegas: Jealsa Rianxeira, el primer grupo del sector, e Ignacio González Montes, grupo vecino de Frinsa en la localidad de Ribeira.

Jealsa, con centro de distribución y a la espera de Mercadona

La compañía que levantó Jesús Alonso Fernández, distribuidora de marcas como Escurís, Mare Aperto, Robinson Crusoe o Rianxeira, es la única que tiene un centro de distribución propio en el país luso. Está ubicado en Matosinhos (Oporto). La buena penetración del mejillón en el mercado portugués, donde apenas hay productores locales, favoreció la expansión de la primera conservera gallega.

Jealsa es proveedor de referencia de Mercadona en el mercado español. Está por ver si puede beneficiarse de esta relación en la expansión de la cadena de Juan Roig por Portugal, donde prevé abrir 150 supermercados en menos de una década.

La batalla por Jerónimo Martins

El otro gran actor gallego en territorio luso es Ignacio González Montes, que ingresa en Portugal, según fuentes del sector, más de 30 millones de los 85 que facturó en el pasado ejercicio. Es una cifra superior a los 26,3 millones de cifra de negocio que generó en el mercado español.

Ignacio González Montes es el gran proveedor de atún de la cadena Jerónimo Martins en el país vecino. A Poveira, también proveedor de la distribuidora, no logró entrar en este segmento, pero ahora podría beneficiarse de las sinergias con Frinsa para incrementar su competitividad. La conservera que dirige Jorge Carregal es uno de los grandes procesadores de atún del sector europeo.

Además, su irrupción como socio de A Poveira permitirá, o esa es la previsión, poner a pleno rendimiento las instalaciones de Póvoa de Varzim hasta prácticamente duplicar la producción. En la fábrica, ubicada en el polígono de Laúndos, la empresa lusa invirtió 12 millones desde 2013. La facturación de A Poveira alcanzó el año pasado los 24,2 millones, concentrando en Portugal aproximadamente el 70% del negocio.

El mercado portugués

Las conserveras portuguesas están muy bien posicionadas en la venta de sardina, crecen en caballa y flaquean respecto a las gallegas en atún. Apenas compiten en mejillón, almeja, zamburiña o berberecho. El gran operador doméstico es Cofisa, con cerca de 50 millones de facturación, mientras que Ramirez se situaría en los 25 millones. Las grandes del sector son foráneas, la italiana Generale de Conserve con su planta de Vila do Conde y la tailandesa Thai Union con centro en Leiria. Sin embargo, destinan casi toda su producción a exportación.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad