Planta de Lactalis en Craon. ED

Francia dará un vuelco a la seguridad alimentaria tras el ‘caso Lactalis’

stop

La comisión que investiga la comercialización de productos contaminados de Lactalis propone crear una ‘policía’ de alimentos con 800 trabajadores

en A Coruña, 19 de julio de 2018 (13:40 CET)

El escándalo provocado por los productos contaminados de Lactalis procedentes de su planta de Craon que se comercializaron masivamente estremeció al Parlamento francés, que abrió una comisión de investigación para determinar las causas por las que leche cargada de salmonelosis llegó a la cesta de la compra. El informe presentado este miércoles responsabiliza a Lactalis por ser incapaz de gestionar las distintas señales de alerta sobre la contaminación de sus productos, pero en su letra pequeña propone toda una revisión completa de las herramientas de control alimentario del Gobierno francés.

El presidente de la comisión de investigación, Christian Hutin, cuestionó desde la independencia de los laboratorios que realizan los controles, cuyos ingresos en algunos casos dependen en un 90% de una sola empresa, hasta la organización del Ejecutivo en materia de control de productos, pues están en manos de tres direcciones dependientes de tres ministerios diferentes (Sanidad, Agricultura y Economía).

Francia camina hacia una autoridad de control única

Las 49 propuestas que recoge el documento implican dar un vuelco a esta organización de los servicios de control para crear una autoridad única, dependiente del Ministerio de Agricultura y con 800 nuevos empleados. Para sufragar estas nóminas el liberal Emmanuel Macron tendría que imponer un canon a la industria láctea, de seguir la propuesta de la comisión de investigación.

“La leche, en estado líquido, está bajo el control de la Dirección General de Alimentos, dependiente del Ministerio de Agricultura. Cuando está en polvo, depende del Ministerio de Economía. Lo mismo sucede con la lechuga, cuando está en tierra o cuando está en una bolsa. Hasta ahora, no ha existido un mal funcionamiento, pero esta situación es propicia para que se produzcan agujeros en los controles”, relató Grégory Besson-Moreau al presentar el informe.

La nueva agencia de control tendría entre sus funciones realizar test de estrés a la industria similares a los que se producen en el sector bancario pero, en este caso, evaluando los procedimientos de control sanitario.

Más sanciones a los productores

El documento tiene un segundo eje de medidas que afecta directamente a productores como Lactalis. Se les demanda que aumenten el rigor sobre sus controles, proponiendo que los laboratorios contratados sean, a su vez, controlados por terceras entidades.

En segundo término, el informe considera necesario endurecer las sanciones penales y económicas a las empresas que originen la crisis, responsabilizando a la alta dirección y no solamente a los gerentes de la planta que causó el problema sanitario.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad