El grupo francés Lactalis es el principal operador lácteo de Galicia, la primera comunidad productora de España
stop

El grupo francés, líder lácteo en Galicia, gana 29,2 millones en España y aumenta las compras a los ganaderos en plena crisis por la leche contaminada

Rubén Rodríguez

Economía Digital

El grupo francés Lactalis es el principal operador lácteo de Galicia, la primera comunidad productora de España

en A Coruña, 02 de agosto de 2018 (05:00 CET)

Fue a finales de 2017 cuando las retiradas masivas de productos de la multinacional francesa Lactalis tras varios casos de contaminación por salmonelosis ponían en el ojo del huracán al mayor operador lácteo europeo, que tiene en Vilalba (Lugo) la sede de su matriz en España. De tal magnitud fue la crisis que el presidente Emmanuel Besnier habló por primera vez en 17 años que llevaba en el cargo ante los medios de comunicación para reafirmar el compromiso de la compañía con la seguridad alimentaria y la firme colaboración con las autoridades para frenar una alerta sanitaria que surgió de la planta de Celia en Craon.

Sacudida por las críticas que, también desde el ámbito político, le achacaban opacidad en sus  actuaciones, Lactalis cuadraba los números de un ejercicio que resultó de lo más positivo para el grupo en materias más prosaicas, como la rentabilidad de su negocio. Lactalis Iberia, la sociedad de cabecera con la que opera en el mercado español, cerró 2017 con 29,2 millones de beneficio, aupado por los 39,4 millones en dividendos que percibió de los distintos brazos productivos con los que opera en el Estado.

Lactalis Iberia sale de pérdidas y dispara su patrimonio

La compañía de la familia Besnier destinó 5,1 millones a contrarrestar las pérdidas por idéntica cifra registradas en 2016 y los 24 millones restantes fueron a parar a las reservas de Lactalis Iberia, que como consecuencia elevó su patrimonio neto desde los 65 millones del cierre de 2016 hasta los 95 millones que tiene actualmente.

Esta sociedad opera prestando servicios al resto de filiales de la compañía, a las que facturó 15,1 millones, e ingresa los dividendos que generan. Las más aplicadas fueron Puleva Food, que entregó a su matriz 15 millones; Forlasa, con un dividendo de 8,2 millones; y Lactalis Puleva, con 5 millones. Detrás de esta operativa, que se completa con otras nueve filiales españolas más, están marcas como El Ventero, Gran Capitán, Lauki, Nescafé, Ram, Nesquik, President o la propia Puleva. En España, como en el resto de Europa, Lactalis creció a fuerza de absorber empresas.

Emmanuel Besnier, presidente del grupo Lactalis

Emmanuel Besnier, presidente del grupo Lactalis

Lactalis deja más dinero a los ganaderos

Tan mal fue el ejercicio para la imagen corporativa como bien para los estados financieros, hasta el punto de que la generación de caja permitió amortizar anticipadamente un préstamo de 50 millones cuyo vencimiento estaba previsto para 2021. Si alguna flaqueza se vislumbra en el balance económico es, precisamente, la elevada deuda, superior a los 552 millones, que arrastra el grupo. Los pagos anticipados permiten aligerar los consecuentes costes financieros.

Los datos de la central de compras de Lactalis, también con sede en Vilalba, muestran un crecimiento en el mercado español. Lactalis Compras y Suministros, que se encarga de abastecer de leche a las fábricas de la compañía para su posterior transformación y comercialización, facturó 433 millones, frente a los 392 millones del año anterior. Los aprovisionamientos, que reflejan fundamentalmente el dinero que inyecta Lactalis en los productores, alcanzaron los 415,9 millones, 41 millones más que en 2016.

Lactalis y los ganaderos

Es una buena noticia el crecimiento de esta cifra, pues fue una de las empresas más señaladas por los ganaderos gallegos por los bajos precios que abonaba por la leche, dentro de una crisis general del sector que acabaría provocando la reforma impulsada por la exministra Isabel García Tejerina. Algunas de esas medidas están siendo ahora cuestionadas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia

Hasta que la salmonelosis se cruzó en el camino de los Besnier, las crisis de reputación de Lactalis habían estado vinculadas a las reivindicaciones de los ganaderos para elevar los pagos de la leche en origen. No solo en Galicia, también en Francia el enfrentamiento, sobre todo el de 2016, fue sonado. La compañía mandó un contundente comunicado diciendo que los sindicatos agrícolas "rechazaban la realidad del mercado con un discurso irresponsable". Pero no eran quejas muy distintas a las que provocaron el plante de los ganaderos gallegos.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad