El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en una visita a la central térmica de Endesa en As Pontes acompañado por Borja Prado

Endesa anuncia el cierre de As Pontes (pero no pone fecha)

La compañía asegura que “promoverá la discontinuidad de la producción de sus centrales térmicas” en España porque no son competitivas

Endesa ha dicho basta en la crisis que atraviesa su central térmica de As Pontes, instalación para la que había comprometido una inversión de más de 200 millones, casi toda ya ejecutada, con el objetivo de alargar su vida más allá de 2020. Ahora, el consejo de administración de la compañía ha decidido “promover la discontinuidad de la producción de sus centrales térmicas de carbón en la Península, de conformidad con los trámites y procedimientos legalmente establecidos, y evaluar opciones de futuro en dichos emplazamientos”, según ha comunicado a la CNMV.

La medida afectaría a la central de As Pontes y a la de Litoral (Almería) que, asegura la empresa, no son competitivas debido a la actual situación de mercado. El encarecimiento de los precios de los derechos de emisión de CO2, la irrupción de energías más competitivas en el mix de generación y la falta de medidas políticas para solventar la crisis llevan a la empresa a acelerar los cierres, para los que Endesa no pone fecha.

La central de As Pontes es una pieza fundamental para la actividad económica de la comarca y la única instalación térmica que quedará en Galicia cuando Naturgy cierre Meirama en 2020.

Endesa promete más renovables

“Durante el año 2019 se ha producido una profunda modificación en las condiciones de mercado que afectan a las centrales térmicas de carbón, derivadas fundamentalmente del precio internacional de las commodities y la efectividad de los nuevos mecanismos de regulación del mercado de derechos de emisión de dióxido de carbono (CO2), que desplaza a las centrales de mayor volumen de emisiones en beneficio de otras tecnologías. Esta situación estructural ha determinado que las centrales térmicas peninsulares de carbón no resulten competitivas, y por tanto su funcionamiento no resulte previsible en el mercado de generación eléctrico en el futuro”, explica la compañía.

Endesa valora sus dos centrales térmicas españolas en 1.300 millones y considera que los cierres no tendrán “un impacto relevante en el margen de explotación”. “Adicionalmente, Endesa tiene previsto aumentar de manera significativa en su próximo plan estratégico, que será aprobado antes de fin de año, las inversiones destinadas a la construcción de nueva capacidad de generación renovable”, explica la empresa.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad