Sede de la empresa municipal de aguas de A Coruña, Emalcsa / Emalcsa

Emalcsa triplica sus inversiones financieras en un año

stop

La buena salud de la Empresa Municipal de Aguas de A Coruña le permite tener en los bancos depósitos por más de 20 millones

en A Coruña, 18 de septiembre de 2018 (05:00 CET)

La buena salud financiera de Emalcsa, la Empresa Municipal de Aguas de A Coruña, no solamente se constata por su capacidad para generar beneficios año tras años y destinar sus dividendos a engrosar las arcas de su único accionista, el concello de Xulio Ferreiro. Es la política financiera del grupo otro eje que determina su boyante situación. Por ejemplo, en el último año Emalcsa ha multiplicado por algo más de tres sus inversiones financieras a corto plazo, hasta superar los 20 millones de euros.

Si en 2016 eran unos 6,6 millones de euros los que había destinado a inversiones financieras la compañía de aguas, el año pasado ese importe se disparó hasta los 20 millones. ¿Inversiones financieras? ¿Corto plazo? ¿Especula Emalcsa? Ni mucho menos. El grueso de estos importes, según detalla la memoria del grupo, se destinan a imposiciones a plazo fijo en entidades financieras. En otras palabas, esos 20 millones de euros engrosan las cartillas de ahorro de Emalcsa repartidas por los bancos.

Imposiciones a corto plazo

Como empresa pública, impera una política de prudencia al mover su dinero. Eso lleva a que la compañía que dirige Jaime Castiñeira de la Torre mueva prácticamente todo su dinero en imposiciones a plazo, con vencimientos generalmente a un año. Y trabaja, según su propia memoria, con algunos de los grandes bancos. Es el caso de Santander, Bankinter, La Caixa y Sabadell. Emalcsa ha mantenido imposiciones a corto plazo en estas cuatro entidades durante este año por 17 millones de euros.

A todo ello hay que sumar otros saldos, como los que figura en su balance dentro del epígrafe de efectivo y otros activos líquidos equivalentes. A 31 de diciembre de 2017, esos fondos ascendían a 7,8 millones, frente a los 17,4 millones de 2016. Esos importes corresponden en su totalidad, según explican los administradores de Emalcsa, a su tesorería y también a "imposiciones de alta liquidez" contratadas con bancos.

La deuda de la Casa del Agua

La compañía pública aprobó una propuesta de aplicación de resultado este año que conllevó el reparto de un dividendo de 3,6 millones, que cobra su único accionista, el Ayuntamiento de A Coruña.

El endeudamiento de Emalcsa está soportado por una empresa con unos activos de 150 millones de euros, que son los que declara en su balance. A largo plazo, su deuda bancaria se sitúa unos 17 millones de euros, mientras que a corto tiene firmadas pólizas por 1,4 millones. El grueso de las deuda de Emalcsa consiste en un préstamo con garantía que reside en la concesión de la Casa del Agua, firmado en 2015 con Abanca. Su importe, nueve millones de euros, con vencimiento en 2025.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad