Petro Nova Oil, el gran moroso gallego con Hacienda, está detrás del millonario fraude del gasóleo

El gran moroso fiscal de Galicia abandona la lista negra de Hacienda

La extinción el pasado enero de Petro Nova Oil, vinculada a un macrofraude del IVA, saca a la empresa de la lista de morosos pese a su deuda de 82 millones

La nueva lista de morosos del Ministerio de Hacienda, personas o empresas que deben más de un millón de euros al fisco, sale a la luz con la baja del mayor deudor de Galicia, Petro Nova Oil. La empresa, creada inicialmente en Barcelona, acabó en suspensión de pagos, tutelando desde los juzgados de lo mercantil de Pontevedra una liquidación que finalizó a comienzos de enero con la extinción de la sociedad.

Petro Nova, dedicada a la distribución de combustibles y carburantes, debía a la Agencia Tributaria 82,3 millones, llegando a convertirse en el mayor moroso de Galicia, por encima de la quebrada Martinsa-Fadesa, y en uno de los 15 mayores en el conjunto del Estado. La extinción de la sociedad la saca de la lista negra de Hacienda aunque no haya abonado el dinero reclamado.

Una trama para defraudar el IVA de los carburantes

La empresa fue considerada por el Tribunal Supremo como sospechosa de formar parte de una trama para evadir impuestos. En concreto, precisaba el tribunal al remitir el caso a la Audiencia Nacional en 2012, sería una de las piezas de "una defraudación del IVA cometida en la comercialización de hidrocarburos importados e introducidos en depósito fiscal, llegando a provocar una cuota defraudada en el año 2010 cercana a los 50 millones de euros".

La investigación a Petro Nova Oil y a sus administradores la elevó hasta los primeros puestos de la lista de morosos, mientras el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Pontevedra calificaba de “culpable” el concurso de acreedores de la empresa e inhabilitaba a sus gestores. Una quiebra culpable, una investigación por fraude en la Audiencia Nacional y un agujero en el fisco de 82,3 millones es el balance que, por el momento, deja la misteriosa sociedad.

Una red internacional

La empresa se constituyó en el año 2005 en Barcelona, siendo los primeros socios Carlos Marín Collado, Juan Antonio Latorre y Ramón Torres. Tres años después sería David Torres González quien ocuparía la administración de Petro Nova Oil hasta la declaración del concurso y su revocación judicial. Este empresario tenía otras dos firmas dedicadas al negocio de los carburantes en Pontevedra, denominadas Compañía Gallega de Mercados y Actividades económicas y Shiroski Fuel España.

Según la Fiscalía, la trama de Petro Nova Oil se articulaba mediante “empresas ubicadas en distintos territorios” pero conectadas para defraudar el pago del IVA “derivado de las operaciones de distribución de productos petrolíferos”. La red defraudatoria, según el escrito del Ministerio Fiscal que recogió el Tribunal Supremo, contaba también con sociedades en el extranjero que permitían operaciones de blanqueo, concretamente en Bélgica, Reino Unido y Portugal.

La empresa presentó sus últimas cuentas en 2008, cuatro años antes de la declaración de concurso necesario, es decir, instado por acreedores. En aquel balance de resultados declaraba una cifra de negocio de 32,1 millones y una plantilla de 5 trabajadores, cuatro administrativos y un jefe de equipo. Gastaba en aprovisionamientos 31,2 millones y manejaba unos activos de 7,5 millones. 

 

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad