El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la videoconferencia de presidentes autonómico del pasado domingo

El coma inducido por el Gobierno deriva en caos en la empresa gallega

Reponsables de empresas, patronales y polígonos industriales gallegos coinciden en la catótica situación de la primera jornada de parálisis casi total

 

Grandes y medianas empresas, patronales, asociaciones y polígonos industriales gallegos se han instalado este lunes en el desconcierto. Una jornada de "transición" y "confusión" entre las empresas que se ven obligadas a parar debido al nuevo decreto del Gobierno central que amplía las actividades económicas que tienen que cerrar en el estado de alarma debido al coronavirus.

La gerente de la Asociación de Empresarios de A Grela (A Coruña), Teresa Firvida, resume este lunes como una jornada de "caos", con contactos entre "muchos empresarios" porque "nadie tiene una respuesta a muchas preguntas" acerca de si pueden mantener su actividad.

"Un problemón"

Reconoce que la situación por el coronavirus "es complicada", pero dice que estaría bien que antes de publicarse el decreto "se consultara con los agentes sociales" y se "contrastara". Pone de ejemplo que para algunas empresas supone "un problemón" porque "no pueden cerrar de un día para otro" al contar con maquinaria y procesos que "necesitan mantenimiento". Con todo, apela a "remar todos en la misma dirección".

"Aquí hoy está parado, ante la confusión las empresas optaron por cerrar", asegura el presidente de la Asociación Empresarios Ceao-As Gándaras (Lugo), Francisco Dorado. Señala que la actividad en el polígono ha caído hasta quedarse en torno al 15% de la habitual.

"Transición"

El Gobierno ha dado 24 horas de margen a las compañías afectadas por esta paralización de la economía no esencial para que adapten sus procesos productivos a la situación. Dorado apunta que hasta ha informado a "algún empresario" de que este lunes podía estar operativo, pero "casi todos han optado por cerrar", pues "hasta talleres" dejan de abrir al no tener clientes.

En la Zona Franca de Vigo se vive una jornada "de transición", según explican. Además, el consorcio ha incluido en su página web información sobre ayudas económicas y laborales puestas en marcha por distintas administraciones y entidades públicas ante la crisis sanitaria derivada de la propagación del coronavirus.

El metal se desploma

Mientras, en el Parque Tecnolóxico de Galicia (Tecnópole), en Ourense, señalan que "casi la totalidad" de las compañías tienen que parar, dado que son de sectores no esenciales.

En el sector del metal, que emplea a más de 67.000 trabajadores en la comunidad gallega, la actividad se desploma en un 80% "o incluso más" en Galicia, según estima la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Galicia (Asime). Solo permanecen activas industrias vinculadas estrechamente con la producción y generación de los servicios esenciales o básicos.

El secretario general de Asime, Enrique Mallón, ha reprobado la suspensión de toda actividad considerada no esencial decretada por el Gobierno central debido a la crisis sanitaria y ha demandado "más previsión y más antelación" en la adopción de esta clase de medidas.

Construcción paralizada

Mientras, la paralización de la construcción se ha convertido en un hecho este lunes en Galicia. La llegada del AVE, estaciones intermodales y autovías son algunas de las principales obras que se llevaban a cabo en la comunidad gallega. Ante esta situación, la Xunta ya ha convocado una reunión para este martes con el sector para tratar el impacto.

La titular de este departamento, Ethel Vázquez, abordará por videoconferencia con el presidente de la Federación Galega da Construcción, Diego Vázquez Reino, y con representantes de las cuatro asociaciones provinciales, así como con el presidente de la Cámara de Contratistas de Galicia, la paralización de las obras dependientes de la Xunta.

Diferentes instituciones han comunicado la suspensión de obras en esta jornada. En la capital de Galicia todas las obras municipales han quedado aplazada. La suspensión se extenderá, de entrada, hasta el 13 de abril. También diputaciones como la de Pontevedra aplazan estas actuaciones y se atenderán incidencias.

Interpretar el decreto

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha reprochado este lunes al Gobierno su "precipitación" en la paralización de las actividades no esenciales y el hecho de que ayer, a las doce menos diez de la noche, no se supiera muy bien qué tenían que hacer determinadas empresas.

"Ahora habrá que interpretar el decreto. Hay fábricas donde los turnos empezaban a las diez de la noche. Pensamos que ha habido cierta precipitación. Se nos consultó, pero el sábado a la tarde, y se nos podía haber preguntado cómo se podía hacer y de qué manera. Se podría haber hecho mejor", ha asegurado.

En esta línea, la Confederación de Empresarios de Pontevedra (CEP) ha acusado al Gobierno central de "improvisar" y "pretender" que las empresas "soporten el coste" de la crisis sanitaria tras decretarse la suspensión de las actividades económicas consideradas como no esenciales.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad