El alcalde de Vigo, Abel Caballero / E.P.

Caballero pone impuestos al hospital que construyó Feijóo en Vigo

stop

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, comenzará a cobrar el IBI al Hospital Álvaro Cunqueiro por ser “de propiedad privada"

en A Coruña, 20 de julio de 2018 (16:39 CET)

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha dado una vuelta de tuerca más al dilatado conflicto que generó en la ciudad olívica la puesta en marcha del Hospital Álvaro Cunqueiro, el primero, y único hasta la fecha, en el que Alberto Núñez Feijóo experimentó un nuevo modelo sanitario basado en la colaboración público privada. El centro está integrado en la red del Sergas pero todos los servicios considerados “no clínicos” están externalizados y en manos de una concesionaria formada por Acciona, Puentes y Calzadas, Veolia y Concessia. A estas empresas paga todos los años la Xunta un canon por el coste de las obras para levantar las instalaciones.

Este modelo ha servido a Abel Caballero para justificar el cobro de impuestos al hospital. El Concello de Vigo no aplicará la exención del IBI al Álvaro Cunqueiro que sí tienen los centros de atención primaria. “Habrá de pagarlo en su totalidad porque es de propiedad privada”, aseveró el alcalde. Esa totalidad asciende, según los cálculos de Caballero, a unos 900.000 euros anuales. La Sociedade Concesionaria Novo Hospital de Vigo, donde se agrupan las constructoras, ha registrado beneficios en los dos últimos años por valor de 4,8 millones, con un resultado positivo de 1,3 millones en 2016 y de 3,5 millones en 2017.

La Xunta critica los impuestos al hospital de Vigo

Ante el anuncio de Abel Caballero, la Xunta se ha apresurado a criticar al regidor, al entender que “busca poner dificultades a la sanidad”, en palabras del conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña. "No lo entendemos, pero desgraciadamente hay una forma de actuar desde hace unos años siempre en esta línea de poner obstáculos a la labor de los servicios públicos, y especialmente del servicio sanitario", insistió.

El nuevo hospital generó desde su nacimiento una polémica de grandes dimensiones en Vigo. Enormes manifestaciones protestaron contra la caótica puesta en funcionamiento del servicio, que acabó costando el puesto a la anterior conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera.

La fuerza de Caballero para aplicar el impuesto

Feijóo justificó el modelo como la única fórmula para construir en tiempos de crisis “el mejor hospital de Europa”, pero en Vigo, gobernada con mayoría absoluta del PSOE, nadie acabó de creer ni una cosa ni la otra. La Xunta incluso incorporó en todos los letreros y página web las palabras “hospital público” para reforzar la idea de que no era una privatización. Caballero, en cambio, justifica ahora la aplicación del IBI en base a que se trata de “una propiedad privada”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad