Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo

El nuevo hospital de Vigo se enfrenta a la Xunta por los impuestos

La concesionaria del Hospital Álvaro Cunqueiro regulariza 5,2 millones de IVA y recurre por otros 3,6 millones que le reclama Facenda

La Xunta libra una doble batalla en el Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo. Una es por normalizar una polémica infraestructura que inauguró en Galicia un modelo de colaboración público-privada en el ámbito sanitario y que tuvo una caótica puesta en funcionamiento. La otra, por cobrar a la concesionaria del hospital los impuestos que corresponden a juicio de la Axencia Tributaria de Galicia (Atriga).

Las discrepancias entre Facenda y el grupo formado por Acciona, Puentes y Calzadas, Veolia y, desde este año, el fondo con domicilio en Luxemburgo River Rock, nacieron el mismo momento que se produjo la adjudicación del contrato de concesión. La Atriga reclama 3,61 millones en concepto de Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos desde el año 2015. Las empresas han recurrido la liquidación de Facenda ante el Tribunal Económico Administrativo Central y han procedido a dotar como provisiones la cuantía reclamada.

La Xunta es la principal fuente de ingresos de la concesionaria merced a los términos establecidos en el acuerdo para la adjudicación de las obras, por el que las empresas perciben una contraprestación por asumir el coste de construir el edificio. El año pasado ascendió a 62,3 millones sin contar el IVA, elevándose de manera significativa sobre el precio máximo de 56,3 millones inicial debido a las actualizaciones del IPC y a otros criterios fijados en los pliegos.

Regularización de 5 millones en IVA

Además de con el Gobierno gallego, la concesionaria también tuvo enredos con la Agencia Tributaria. En este caso fue por el pago del IVA vinculado a la facturación por los servicios no clínicos que presta en el Complexo Hospitalario Universitario de Vigo y a la cuota para recuperar la inversión en la construcción del Álvaro Cunqueiro. Las empresas tienen el derecho de explotación sobre diferentes servicios de los centros sanitarios, desde las cafeterías a la lavandería, pasando por el aparcamiento, las máquinas de vending o la seguridad.

Las actuaciones de inspección comenzaron en febrero para los ejercicios 2015, 2016 y 2017 y en abril la concesionaria aceptó una regularización de 5,27 millones. Según explica la empresa, estaba pagando una cuota del 10% por el IVA cuando debía pagar el 21% tras un cambio normativo.

A pesar de los trances, la concesionaria del hospital continúa generando beneficios millonarios. Cerró su último ejercicio con 3,7 millones de beneficio, ligeramente superiores a los 3,5 millones del año anterior. La deuda bancaria pendiente de amortizar contraída para la construcción del complejo hospitalario superaba los 230 millones.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad