Grupo Caamaño participó en la reforma de la tienda Zara en la Vía del Corso de Roma, ubicada en el conocido como Palazzo Booconi

Caamaño 'vació' 37 millones de la caja de su grupo antes de la venta

El grupo ganó ocho millones en 2018 con su mayor filial, pero tiró de reservas para disparar su dividendo hasta 37 millones meses antes de su venta a Kider

La firma vasca Kider arrancó el mes de agosto con el anuncio de la compra del grupo Caamaño, el histórico proveedor de Inditex que ha acompañado a la multinacional arteixana en su proceso de expansión por medio mundo. El grupo vasco toma las riendas de la empresa cullerdense apenas unos meses después de que su hasta ahora principal accionista, José Caamaño Louro, realizase una salida masiva de fondos de la compañía con cargo a las reservas que acumulaba de años anteriores.

Caamaño Sistemas Metálicos, el buque insignia del grupo especializado en la fabricación de muebles y en el montaje de integral de locales, abonó en 2018 el mayor dividendo de su historia. Tras repartir 1,36 millones de euros por este concepto a lo largo de 2017, correspondientes a las ganancias de 2016, la compañía decidió multiplicar estos pagos y retribuir a sus accionistas con un total de 37,3 millones de euros, una cantidad que multiplica casi por cinco a sus 8,41 millones de euros que logró en beneficios.

Tira de reservas

La fórmula más común de repartir de dividendo es hacerlo con cargo a los beneficios del año anterior (10,77 millones de euros en 2017), pero en este caso la cúpula de Caamaño decidió hacerlo con cargo a su “elevado remanente”, como detalla la propia compañía en sus cuentas anuales.

Consultada por Economía Digital, la empresa ha optado por no hacer comentarios sobre este movimiento que se produjo poco antes de sellar la venta de la compañía al también fabricante de muebles Kider. Esta operación provoca que el grupo vasco se haga cargo de una empresa (Caamaño Sistemas Metalizados) que ahora cuenta con unos fondos propios de casi la mitad que en 2017. Por aquel entonces ascendían a 59,76 millones de euros, una cifra que se ha reducido hasta los 32,99 millones de euros en los que se ha quedado tras repartir su dividendo millonario.

Dos tercios para José Caamaño

La mayor parte de estos fondos han ido a parar a la sociedad patrimonial de José Caamaño Louro: Caamaño & Figueira Invest. Es la hólding a través de la cual el fundador de la compañía controlaba el 66,6% de sus acciones y que se llevó 24,8 millones de euros solo en dividendos procedentes de Caamaño Sistemas Metálicos, a los que se sumaron otros 5,65 millones de euros recibidos desde otras empresas asociadas del grupo.

[related:3]

Estos fondos han apuntalado la posición financiera Caamaño & Figueira Invest, que ya cuenta con un patrimonio neto de 92,4 millones de euros (frente a los 63,7 millones con los que cerró 2017). Solo el año pasado destinó casi diez millones de euros (9,45 millones) a inversiones inmobiliarias.

De esta cantidad, un total de ocho millones fueron a parar a la entrega a cuenta para la obra de su emblemático edificio de 97 viviendas en Gran Vía, que el pasado mes de junio fue vendido a Greystar Real Estate Partners. De este acuerdo del que quedó al margen Callao Smart, el mayor parking robotizado de España, cuya propiedad y gestión sigue en manos de Caamaño.

Un artículo de Javier G. Casco

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad