Amancio Ortega elevó en más de 5.000 millones su patrimonio inmobiliario desde 2015

Amancio Ortega firma el 60% de las inversiones de España en ladrillo

El fundador de Inditex destinó más de 700 millones a comprar inmuebles en 2018, el 60% de la inversión exterior de España en el sector inmobiliario

Si algo sabe hacer Amancio Ortega además de vender ropa es comprar inmuebles. Y lo hace con tanta intensidad que sus operaciones  alteran decisivamente algunos datos macroeconómicos. No solo en Galicia, donde tiene domicilio su principal brazo inversor, Pontegadea, la sociedad que percibe el grueso de los dividendos de Inditex y que abastece de fondos a la Fundación Amancio Ortega. También en el conjunto de España el hombre más rico del país tiene un peso fundamental en los flujos inversores hacia el exterior.

Así sucedió en 2018, donde las operaciones de Pontegadea acapararon el 58,7% de la inversión exterior directa de España en el sector inmobiliario. Ese es el dato que extrae el informe A Economía Galega dirigido por Alberto Meixide y editado por Afundación en base a las cifras, todavía provisionales, del Registro de Inversiones Exteriores del Gobierno. Amancio Ortega habría destinado más de 700 millones a comprar inmuebles, frente a la inversión de 1.952 millones del conjunto de España en el sector inmobiliario foráneo.

El informe saca esta conclusión porque los 700 millones coinciden con la inversión de Galicia en el exterior en el área inmobiliaria y con dirección a Estados Unidos y Reino Unido, dos plazas de referencia para Pontegadea. También coinciden las localizaciones con las operaciones cerradas por el equipo de Amancio Ortega el año pasado, entre las que se incluyen el Investment Building, un edificio de oficinas en Washington; el edificio Adelphi de Londres, sede de Spotify o de The Economist; o los dos edificios (Troy Block) de la sede de Amazon en Seattle, que no se cerraría del todo hasta 2019.

Amancio Ortega, Manuel Jove, Nueva Pescanova y Manuel Añón

Si el peso de Amancio Ortega es relevante en el conjunto del Estado, en Galicia es todavía más acusado, pues representa el 71,5% de toda la inversión directa que realiza la comunidad en el exterior y que ascendió a 982,1 millones.

Sin contar las operaciones inmobiliarias de Pontegadea, la inversión en el exterior se reduciría a 158,8 millones, destacando los 34,2 millones que destinó Manuel Añón a su siderúrgica de Brasil; los 17,2 millones de Nueva Pescanova a una granja acuícola en Nicaragua; o los 19,5 millones invertidos por Manuel Jove en sus complejos hoteleros de Tanger y Casablanca en Marruecos.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad