Flora Pérez, vicepresidenta de la Fundación Amancio Ortega, con el lehendakari Íñigo Urkullu en 2017, durante la firma del acuerdo para la donación de equipo oncológico a la sanidad del País Vasco / EFE

Amancio Ortega solo logra donar en dos años el 20% de lo prometido

La Fundación Amancio Ortega cerró 2018 con solo 55 millones ejecutados de los 320 comprometidos con la sanidad pública debido a la lentitud del ‘papeleo’

Amancio Ortega ha donado 320 millones a la sanidad pública para la adquisición de equipo oncológico. Esa es la cuantía que el dueño de Inditex ha comprometido y que espera haber desembolsado, al menos en su mayor parte, en 2021. Sin embargo, el proceso está siendo lento. A cierre de 2018, dos años después de que se iniciara el programa, solamente se habían ejecutado 55 millones. La memoria presentada por la Fundación Amancio Ortega detalla que 5,6 millones se entregaron el año que se produjo el primer donativo, en 2017, mientras que 49,7 millones se ejecutaron a lo largo del pasado ejercicio.

La complejidad del procedimiento para que las administraciones públicas adquieran los mamógrafos digitales y los aceleradores lineales está ralentizando la incorporación de la nueva tecnología a los hospitales, algo imprescindible, según manifestó en su momento la Sociedad Española de Oncología Radioterápica, para renovar equipos “obsoletos” de la sanidad pública.

Acelerón en 2019 para alcanzar el 50% de los equipos

Los procesos de licitación, que en algunas comunidades han requerido de varios concursos y de la firma de más de un convenio con la fundación, están detrás de tan pausado ritmo. La Xunta, con quien el hombre más rico de España rubricó en 2015 el primer convenio que luego extendería al resto de comunidades, tardará seis años en poner en servicio la tecnología donada, pues tiene previsto instalar el acelerador destinado a Vigo en 2021.

Todo apunta a que la donación vivirá un acelerón a lo largo de 2019. Fuentes de la institución aseguran que la cuantía ejecutada durante este año será mayor y que el 50% de los equipos comprometidos ya han sido entregados. La parte más dificultosa es la de los aceleradores lineales, pues deben encargarse a medida y requieren de acondicionar la sala en donde se van a instalar (el conocido como bunker). Además de ser un procedimiento más costoso, también genera problemas logísticos, pues en ocasiones no se puede prescindir de la sala y parar el servicio para ejecutar las reformas.

El programa más importante en la obra social de Amancio Ortega

A pesar de estos dos inconvenientes, el papeleo y la complejidad técnica, en la Fundación Amancio Ortega creen que en 2021 estará la gran mayoría de la donación ejecutada. Es el programa más importante que ha desarrollado el fundador de Inditex en la historia de su obra social. Lo deja bien claro la previsión presupuestaria que hace la fundación y que asciende a 313 millones hasta 2023, más de lo que gastó en toda su trayectoria anterior.

La aportación de 49,7 millones a la sanidad pública en 2018 también fue la más relevante realizada por la institución en el ejercicio, al prácticamente quintuplicar la donación para escuelas infantiles (11 millones) o para becas (10 millones).

El año pasado, la inversión social de Amancio Ortega alcanzó los 73 millones, el doble que los 37 millones de 2017, debido a la donación para la lucha contra el cáncer. El acaudalado empresario canaliza sus aportaciones a través de Pontegadea, el brazo inversor donde recibe el grueso del dividendo de Inditex para destinar una parte a comprar inmuebles y otra a obra social. A lo largo de este año, Ortega ingresará 1.626 millones procedentes del dividendo de la multinacional.

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad