Movilización de trabajadores de Alcoa en A Coruña

Alcoa reabre plantas en EEUU por el proteccionismo de Trump

stop

Alcoa rompe con los drásticos recortes de capacidad con tres nuevas líneas de producción y agradece el apoyo de Trump en la competencia con China

en A Coruña, 13 de julio de 2017 (06:00 CET)

Alcoa ha anunciado la reapertura de tres líneas de producción en su fundición de Indiana (Warrick Operations), que en conjunto suman una capacidad de 161.400 toneladas métricas. La ampliación de la actividad en el mercado del aluminio primario no sería tan significativa para la gigantesca multinacional norteamericana de no ser por los dos años de recortes en los centros productivos que la preceden.

En el año y medio que antecedió a la segregación de la compañía, que separó la actividad de aluminio primario y alúmina de la dedicada a productos de alto valor añadido, Alcoa redujo en 500.000 toneladas métricas su capacidad en alumino y 1,2 millones de toneladas métricas en alúmina, lo que conllevó la eliminación de líneas y el cierre o traspaso de plantas. Esa tendencia parece ahora revertirse al amparo del proteccionismo de Donald Trump.

En ese periodo de ajuste, las factorías españolas de la multinacional estuvieron de nuevo bajo amenaza de cierre o venta. No solo por la voluntad de Alcoa de redimensionar su estructura. Las dificultades en el mercado europeo por la entrada masiva de producto asiático a bajo precio y la incertidumbre de los costes energéticos en España, mantienen a los centros de A Coruña, Lugo y Avilés bajo una permanente espada de Damocles.

La tensión en la plantilla de las fábricas peninsulares de la compañía se alivió con una favorable subasta eléctrica, a la que ahora se suma un aumento de la capacidad productiva y unas perspectivas favorables de cara a finales de año, cuando la compañía prevé alcanzar un ebitda ajustado de entre 2.100 y 2.300 millones de dólares.

Alcoa agradece a Trump la defensa del sector frente al exceso de capacidad de la industria china

Fuentes del sector son reacias a vincular el movimiento de Alcoa con el inicio de una nueva fase expansiva o con la política que pueda seguir la compañía en Europa. En cambio, apuntan directamente a los mensajes de Donald Trump para proteger la industria estadounidense del acero y el aluminio, vulnerable a la entrada de producto importado.

Alcoa no oculta su satisfacción con el presidente de EEUU. Al anunciar este martes la reapertura de las líneas de producción de Warrick Operations, que generarán 275 empleos, agradeció “las acciones que adopta la Administración Trump dirigidas a afrontar los desafíos de la industria de aluminio de los Estados Unidos, incluyendo el exceso de capacidad chino”.

La multinacional indica también que recibió 2,4 millones de dólares en “créditos fiscales” a cambio de la reapertura y 100.000 dólares para planes de formación destinados a consolidar nuevo empleo en la planta.

Trump, en su promesa de relanzar la industria autóctona, se comprometió a proteger a sectores como el del acero o el aluminio gravando la entrada de producto foráneo a bajo precio, revisando los acuerdos de libre comercio (con Canadá, por ejemplo) y relajando las exigencias medioambientales.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad