stop

El portavoz de En Marea, Luis Villares, critica a Villar Mir por no hacer inversiones para “mantener actualizadas” las plantas de Ferroatlántica

Economía Digital Galicia

Luis Villares arropó a los trabajadores de Ferroatlántica en sus protestas contra los planes de Villar Mir de venta de las centrales

en A Coruña, 19 de abril de 2017 (13:50 CET)

El accidente laboral en la planta de Ferroatlántica en Cee, que dejó tres trabajadores heridos, ha traído resaca política. El órdago de Villar Mir para vender las centrales hidroeléctricas vinculadas a las plantas hace que se analice con lupa todo lo que rodea a las fábricas afectadas. Lo ha hecho, en esta ocasión, el portavoz de En Marea, Luis Villares, que ha vinculado el accidente a la falta de inversiones en el complejo.

Villares señaló que no es la primera vez que se produce una explosión en los hornos de Ferroatlántica y que este riesgo deriva de “la falta de mantenimiento”. En este sentido, critica que Villar Mir no hace "ningún tipo de inversión para mantener las centrales actualizadas y realiza anualmente un mantenimiento mínimo de las centrales y de los hornos".

Ferroatlántica: En Marea pide a Villar Mir que destine los beneficios obtenidos en Galicia a la mejora de las fábricas

A través de un comunicado, pide al propietario de Ferroatlántica que revierta los beneficios que obtiene en las factorías gallegas en la mejora de las instalaciones y de las “condiciones de trabajo”. Para En Marea, esta explosión es "la consecuencia del desinterés que tiene la empresa de Villar Mir por otra cosa que no sea vender las centrales y apurar el beneficio sin calcular los riesgos en los que trabaja la plantilla gallega de Ferroatlántica".

Este martes resultaron heridos tres trabajadores por una deflagración en el horno doce de la factoría de Cee. Estaban revisando el equipamiento tras detectar una fuga de agua. La compañía abrió una investigación para esclarecer las causas del accidente, que no revistió gravedad para ninguno de los tres operarios, aunque dos de ellos presentaron quemaduras de segundo grado. En la versión de la plantilla, el agua se filtró al horno y generó una bolsa de líquido en el interior del metal, que fue la causante de la deflagración.