Cataluña se suma a otras comunidades como Galicia, Andalucía o Castilla y León y prohíbe fumar en la calle. EFE

Fumar y coronavirus: ¿qué dicen los expertos?

La Comisión de Salud Pública tomó posición en julio alertando de que debía evitarse el consumo en ambientes sociales o comunitarios

Aunque no se realizó una prohibición explícita, el Ministerio de Sanidad tomó posición sobre el coronavirus y el coronavirus a principios de junio, cuando la Comisión de Salud Pública consensuó un documento en el que se recomendaba “evitar el consumo” de tabaco “en ambientes sociales y comunitarios”.

El documento recogía también la postura de la OMS respecto a los riesgos asociados al acto de fumar y vapear en relación con el Covid-19. Son fundamentalmente tres:

  • La manipulación de la mascarilla de protección y contacto repetitivo de los dedos con la boca tras tocar productos (cigarrillos convencionales o electrónicos) o utensilios (pipas de agua) que podrían actuar como fómite (transmisor inanimado) del virus.
  • La expulsión de gotitas respiratorias que pueden contener carga viral y ser altamente contagiosas.
  • Se trata, a juicio de la OMS, de un factor de relajación de la distancia social de seguridad.

Alejarse para fumar y extremar la higiene

La Comisión de Salud Pública, por su parte, hacía dos recomendaciones a los fumadores. Por un lado, pedían que evitasen el consumo en ambientes sociales y comunitarios; por otro, recomendaba que, en caso de fumar, se hiciera en espacios separados y abiertos, extremando las medidas de higiene personal, “con lavado de manos previo y posterior a la manipulación de los productos y utensilios empleados”.

Añadía que “fumar se asocia con su progresión negativa y con resultados adversos” de la enfermedad, “conllevando un riesgo 1,45 veces más alto de desarrollar una forma grave de los síntomas que en personas no fumadoras”.

Los epidemiólogos pidieron la prohibición en terrazas, playas y coches

A finales del mes pasado, también emitió una alerta la Sociedad Española de Epidemiología en la que pedía ampliar las restricciones al tabaco por el riesgo que suponía como transmisor del Covid-19. En concreto, reclamaba que todas las terrazas de bares y restaurantes, playas, espectáculos al aire libre y coches particulares se conviertieran en espacios sin humo. 

A través de un comunicado, señalaban que los fumadores que estén infectados y sean asintomáticos pueden emitir gotas de agua con virus SARS-CoV-2 poniendo en riesgo al resto de población. Además, aseguraba que muchos establecimientos incumplían la norma al permitir fumar en terrazas cubiertas, donde la concentración de nicotina y partículas era muy elevada. 

 

 

Un artículo de Rubén Rodríguez

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad