Equipo de Nanogap, con la consejera delegada, Tatiana López, al frente / Nanogap

Nanogap, cuando lo más pequeño se hace grande

stop

La reciente entrada de Repsol en el accionariado de Nanogap, con la compra de un 9% de su capital, refuerza la estrategia de la empresa compostelana

en A Coruña, 11 de febrero de 2019 (21:56 CET)

Nació en el 2006 como una spin-off de la Universidade de Santiago, gracias a las investigaciones de dos catedráticos, José Rivas y Arturo López Quintela. Hoy es capaz de atraer grandes inversores, como Repsol, que se ha unido al proyecto. Se trata de Nanogap, que apuesta por lo que define como tecnología de clústeres cuánticos atómicos, partículas subnanométricas totalmente configurables.

Con clientes repartidos por Europa, Estados Unidos y Japón, desde la central en Santiago promueven todas las operaciones de I+D+i y de producción. También cuentan con una filial en Silicon Valley, California. Hasta el momento, son más de ochenta las patentes que tienen concedidas.

Apoyos y socios

Al apoyo que hasta ahora tenían en Nanogap de entidades como Caixa Capital Risk, Xesgalicia, Uninvest y Unirisco se ha unido la apuesta de un inversor industrial. El fondo Repsol Corporate Venturing, destinado a inversiones en startups del grupo petrolero, se ha hecho con un 9% del capital de la compañía que dirige Tatiana López como palanca para su crecimiento.

La operación representa un salto de gigante para Nanogap, que hoy es un referente de los materiales avanzados y nanotecnología. Una ronda de financiación cerrada ha permitido al fondo de capital riesgo tecnológico de Repsol hacerse con dicha participación en Nanogap. La compañía de Antonio Brufau ha destinado a la operación, firmada en diciembre, un total de 1,8 millones de euros.

La apuesta de Repsol

Acelerar la incorporación de tecnologías y modelos de negocio innovadores es el objetivo de la estrategia de Repsol Corporate Venturing. Este fondo de inversión estratégico, dotado con 85 millones de euros para el periodo 2016-2020, se destina a tomar participaciones en startups que ofrezcan soluciones en movilidad avanzada, nuevos materiales, economía circular o tecnologías digitales aplicadas a la exploración y producción.

Nanogap pone en valor el hecho de "contar con capacidad financiera, que permite que las tecnologías innovadoras en las que se basa la empresa lleguen a los mercados y compitan". En este sentido, destaca el apoyo de sus inversores, como el propio Repsol, pero también de Caixa Capital Risk, Xesgalicia, Uninvest y Unirisco, "que es esencial para que Nanogap continúe desarrollando materiales y tecnologías que ayuden a sus clientes a ser más competitivos a través de la innovación".

Una pica en Japón

En el caso de la inversión en Nanogap, el objetivo del grupo petrolero pasa por su posicionamiento a largo plazo en el segmento de la nanotecnología en la búsqueda de aplicaciones en el sector de la energía, según explican fuentes de ambos grupos.

Creada  por un grupo de investigadores del Laboratorio de Magnetismo y Nanotecnología de la Universidade de Santiago, Nanogap es hoy un referente de la producción de nanopartículas y clústeres con propiedades antimicrobianas, conductoras, fluorescentes, magnéticas y catalíticas que los convierten en aditivos con aplicación en sectores industriales, tales como electrónica, seguridad, energía y salud. En 2017 firmó la entrada en su capital el grupo  japonés Mitsui Mining & Smelting Co.  También tienen en el mercado nipón una de sus principales áreas de crecimiento.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad