Isabel Tocino, presidenta de Banco Pastor | EFE
stop

En los cinco meses que Tocino ejerció como presidenta del Pastor no ha mantenido ningún encuentro institucional y solo se ha dejado ver en eventos privados

A Coruña, 25 de abril de 2018 (04:55 CET)

Ha sido un visto y no visto, con algo más de lo segundo. El paso de Isabel Tocino por la presidencia del Banco Pastor ha sido fugaz. Apenas cinco meses en los que la exministra de Medio Ambiente en el primer Gobierno de Aznar casi no se ha dejado ver por Galicia. Ni encuentros con el presidente de la Xunta, ni con los sindicatos. Tampoco con la plantilla. La exministra únicamente ha asistido en la comunidad a eventos privados con empresarios que poco o nada tenían que ver con el negocio bancario.

Del mismo modo, Tocino tampoco se ha mojado a la hora de posicionarse sobre la fusión del Pastor con el Popular y su posterior absorción por el Santander, una decisión con la que se borran de un plumazo los 242 años de historia de la entidad gallega, relegada a una mera marca comercial que está condenada a la extinción una vez culmine el proceso de integración.

De gesto a fiasco

Cuando Ana Botín anunció el nombramiento de Isabel Tocino para el puesto que durante tantos años ocupó José María Arias, afirmaba que la “fuerza y dedicación” iban a ser “esenciales” en el conjunto de Santander España “y muy especialmente en su nueva responsabilidad como presidenta del Banco Pastor, que cuenta con una gran implantación en Galicia”.

La realidad ha demostrado que su designación de poco ha servido. Fuentes sindicales reconocen que, en un primer momento, pensaron que la decisión de Ana Botín podría ser una señal de su apuesta por la marca Pastor, pero ahora reconocen su error. “Ya está perdida. Toca centrarse en el empleo”, apuntan.

Al contrario de lo que pasó cuando el Pastor se fusionó con el Popular, el Santander ha optado por poner una persona “de la casa” al frente de la filial en lugar de ascender a algún consejero histórico, por aquello de no darle un puesto de responsabilidad en la matriz tras la integración, como ocurrió con Arias, vicepresidente en el Popular.

Isabel Tocino, presidenta del Pastor, seguirá como consejera del Santander cuando la entidad gallega desaparezca

De hecho, Botín dejó el asunto resuelto en el mismo momento que designó a Tocino como presidenta del Pastor, ya que también la nombró vicepresidenta del consejo de Santander España. De esta manera puede justificar en un futuro la representatividad de la entidad gallega en los órganos de decisión del banco.

A sus 69 años, la exministra compaginará esta labor con la de consejera independiente en Ence, la pastera con planta en Lourizán, y Enagás, el rival de Reganosa. El poco trabajo que tenía al frente del Pastor parece que se lo quitan del medio.

Hemeroteca

Banco Pastor Santander
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad