La secretaria general de UNI, Christy Hoffman, junto al presidente de Inditex, Pablo Isla

Una década de sindicalismo global en Zara

Inditex y UNI Global Union celebraron el décimo aniversario de su acuerdo de colaboración, que da cobertura a los 174.000 empleados de la multinacional

Hace más de una década que Inditex comenzó a desarrollar programas internacionales para garantizar el trabajo digno y los derechos fundamentales de los trabajadores. El más conocido es el Acuerdo Marco Global con IndustriALL firmando en 2007, pues es un mecanismo colaborativo entre empresa y sindicatos para la fiscalización de su red de proveedores y para estimular la sindicación en territorios clave de la red de abastecimiento de la compañía. En base a este pacto, representantes de CCOO hicieron informes sobre las condiciones de trabajo en los talleres de Bangladesh, China o India, por ejemplo.

Otra pata de este proyecto global es el acuerdo mundial entre Inditex y la federación de sindicatos UNI Global Union, que da cobertura a todos los trabajadores de la multinacional y que este jueves celebró en Madrid su décimo aniversario. El pacto compromete a la compañía de Amancio Ortega a cuestiones básicas: garantizar los derechos fundamentales y el trabajo digno en base a los criterios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT); cumplir la legislación y los convenios laborales en cada territorio; y establecer un marco de diálogo a través de UNI para las demandas de los trabajadores y para resolver cualquier incumplimiento de los derechos fundamentales.

Isla: "Inditex tiene un compromiso con el empleo estable y de calidad"

Pablo Isla aseguró que el trabajo desarrollado estos diez años respalda “el compromiso de Inditex con el empleo estable y de calidad, así como la promoción de la igualdad en el ámbito laboral”. Y es que, a pesar de ser solamente un marco amplio de trabajo, los sindicatos insisten en la importancia que tuvo el acuerdo, por ejemplo, en la sindicación de los empleados de la multinacional en Estados Unidos y en la extensión de esta práctica a otras compañías.

“La aplicación del acuerdo InditexUNI Global Union en todas las tiendas y marcas del Grupo en EEUU ha permitido que otras empresas del país entiendan que la sindicalización de sus trabajadores, un marco de relaciones laborales consolidado y unas buenas condiciones de trabajo son compatibles con conceptos como competitividad, rentabilidad y crecimiento aplicados a la empresa”, dijo Miguel Ángel Cilleros (UGT).

Los trabajadores de Zara protestaron en Nueva York para demandar una mejora salarial. La campaña se llamó #ChangeZara

Protesta de trabajadores de Zara en Nueva York bajo el lema #changezara

“Los trabajadores de Zara en Nueva York percibieron el poder de este acuerdo global de primera mano. Marcaron una tendencia positiva para los trabajadores de la industria en Estados Unidos –y lo hicieron a través de un proceso justo del cual otras compañías deberían aprender y seguir. El acuerdo ha cambiado la vida de miles de trabajadores -al haber mejorado sus trabajos, sus salarios y sus beneficios- e igualmente ha cambiado el sector del retail”, manifestó el presidente de RWDSU, Stuart Appelbaum.

Esta organización es una rama del sindicato United Food and Commercial Workers. Integrado en UNI en Estados Unidos, lograría que se afiliaran más de un millar de empleados de las tiendas de Zara en Nueva York en 2016. Sucedió poco después de una revuelta laboral que encajó Inditex en Nueva York en 2015, con protestas por las condiciones laborales bajo el lema Change Zara.

Inditex: 174.000 trabajadores de 154 nacionalidades

A la conmemoración del décimo aniversario también asistieron representantes de CCOO, de la OIT y la secretaria general de UNI, Christy Hoffman, quien reconoció “los logros conseguidos gracias a este acuerdo”. “Esperamos reforzar nuestra colaboración en los próximos años. Inditex es un líder en materia de responsabilidad corporativa y, juntos, continuaremos desarrollando los valores que hoy conmemoramos para asegurar el cumplimiento y respeto de los derechos de los trabajadores en cualquier lugar”, expuso.

El presidente de la multinacional, Pablo Isla, valoró que en la firma del acuerdo, en 2009, el grupo tenía 2.000 empleados en plantilla y en la actualidad supera las 174.000 personas, de 154 nacionalidades. “Estamos convencidos de que siempre hay lugar para la mejora”, señaló, y, para ello, “seguiremos esforzándonos en impulsar valores como el trabajo en equipo, la humildad, la innovación, la diversidad y el compromiso”, subrayó.

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad