Trabajar en KFC: prueba de grupo, una semana de selección, un mes en Madrid y examen final

stop

La multinacional de los buckets de pollo ha contratado ya a 27 personas para su establecimiento de A Coruña, que abrirá sus puertas el 10 de marzo

Aspecto del establecimiento de KFC en Marineda City, aún en obras

A Coruña, 05 de febrero de 2015 (02:40 CET)

La multinacional norteaméricana KFC ya tiene fecha para la apertura de su primer establecimiento en Galicia. El local coruñés de Marineda City abrirá sus puertas el 10 de marzo. Está previsto que, bajo la tutela del empresario Jesús Ron, se abran nuevas franquicias en territorio gallego, comenzando por Vigo y siguiendo por las principales ciudades. Pero por el momento, la inauguración prevista es solamente la de A Coruña, que ya tiene en nómina a 27 personas con contrato indefinido.

Como dicta la mitología de las multinacionales, el camino no ha sido fácil. El proceso de selección comenzó a finales del año pasado y todavía quedan 13 trabajadores a la espera de un viaje para formarse en Madrid durante dos semanas antes de comenzar su labor en A Coruña. Frente a la clásica entrevista previa antes de conceder el puesto, el proceso selectivo de KFC, que ha pilotado la empresa coruñesa Areté Gestión de Personas, ha incluido sesiones de grupo, viajes, formación y hasta un examen.

Una semana de trabajo en equipo

El primer paso fue escoger entre los 600 currículum que llegaron a través de la Oficina Municipal de Emprego del Concello de A Coruña, con el que se firmó un convenio. 600 desempleados incritos en la bolsa del consistorio participaron por turnos en dinámicas grupales que supusieron la primera toma de contacto con el proceso selectivo. De todos ellos, se preseleccionaron 60 que pasaron a la siguiente fase.

Superado el primer filtro, los candidatos pasaron a una segunda parte también muy enfocada a las dinámicas de grupo y pensada para crear equipos de trabajo eficientes. Como casi todo el proceso, se celebró en las instalaciones del centro de empleo de Los Rosales. Repartidos nuevamente por grupos, los candidatos acudieron durante una semana (cinco sesiones) una media de seis horas diarias al complejo.

La información fluía desde el coordinador de las jornadas, representante en este caso de Areté y, por delegación, de la empresa, y los aspirantes. Que nadie piense en un proceso de aleccionamiento a los candidatos. Más bien se trataba de que los desempleados se conociesen entre sí, demostrasen si pueden trabajar bien en grupo y con quién, y mostrasen sus aptitudes. Muchas preguntas, muchas conversaciones y muchas reflexiones sobre la personalidad de cada uno, que derivó en relaciones más próximas entre algunos y en nada especial para otros.

Contratos y viajes

De este proceso ya salieron los seleccionados, pero todavía con trabajo por delante antes de aterrizar en el local de A Coruña. 22 personas viajaron a Madrid y a Valencia para pasar un mes de aprendizaje en centros de KFC. Viajaron en bus, se alojan en un hotel de dos estrellas con desayuno incluído, duermen en la mayoría de los casos dos en la misma habitación, y forman ya parte de la plantilla de la empresa. Tienen en el bolsillo un contrato indefinido, con dietas para la comida ahora que están desplazados.

Esta fase está todavía en marcha, hasta tal punto que otros 13 trabajadores viajarán el día 15 para el proceso que ya están realizando otros 22. Los últimos solo estarán dos semanas, a diferencia de la primera tanda. El establecimiento coruñés tendrá una plantilla, o al menos eso se prevé, de 35 personas más otros cinco cargos que conformarán la gerencia. El equipo base se distribuirá en los puestos de cocina, caja y pack (empaquetado).

Y aún falta el examen

Pero los ya contratados, que comienzan ahora a trabajar en Madrid y Valencia como parte de su proceso de aprendizaje, todavía tienen pendiente pasar un examen tipo test, enfocado principalmente a la operativa del día a día y a los protocolos de KFC. Efectivamente, tienen que estudiar.

El laborioso procedimiento tiene razón de ser en que KFC ha buscado un equipo nuevo para A Coruña y no ha recurrido necesariamente a gente con experiencia en cadenas similares. A cambio ofrece cierto nivel de estabilidad en estos tiempos que corren, como puede ser el contrato indefinido y la aspiración de la empresa de extender sus franquicias por Galicia. El salario, eso sí, no será una maravilla, pero cumplirá lo estipulado en el convenio de la hostelería en A Coruña.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad