Carlos Moro, presidente de Matarromera, en una imagen de archivo

Ofensiva de los grandes bodegueros españoles por los vinos de Ribeiro

Carlos Moro (Matarromera) irrumpe en Galicia con la compra de una bodega en O Ribeiro apenas un mes después de la venta de Emilio Rojo y Villa Mein

Nueva bodega de la Denominación de Origen Ribeiro que cambia de manos. Si hace apenas un mes eran Emilio Rojo y Villa Mein (ambas radicadas en el municipio de Leiro) las que pasaban a ser propiedad de la vallisoletana Pago de Carraovejas, ahora es el turno de Casar de Vide.

Este es el nombre escogido por Carlos Moro, presidente de Bodegas Familiares Matarromera (de la Denominación de Origen Ribera de Duero), para la bodega con la que desembarca en Galicia y eleva a diez su número de instalaciones en toda España.

Este proyecto responde a nuestro deseo de buscar nuevos horizontes para elaborar vinos singulares de las comarcas vitivinícolas más diferenciales de nuestro país”, ha asegurado Carlos Moro tras la compra de la compañía.

Desembarco en Galicia

Con este movimiento, el histórico vitivinicultor se hace con la bodega de Castrelo do Miño, de 2.200 metros cuadrados de superficie con naves de recepción de uva, procesado, fermentación, almacenamiento, embotellado y filtrado, así como de visitas y catas, y una extensión de viñas que busca ampliar para elaborar sus propios vinos.

Es la primera vez que Carlos Moro apuesta por la producción propia en Galicia. Hasta ahora su único vino con acento gallego era el Finca San Cibrao, en el que colaboraba con viticultores de la zona que aportaban sus uvas.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad