Sede de Euskaltel

Mapa de las 'telecos': Euskaltel y R sobreviven a la irrupción de MasMóvil

stop

MasMóvil es el gran beneficiado de la fuga de clientes de los tres grandes operadores; Euskaltel y R mantuvieron su cuota en 2016 y lograron crecer en 2017

en A Coruña, 14 de enero de 2018 (04:55 CET)

La apertura del mercado de las telecomunicaciones, con la aparición de multitud de nuevos actores de pequeño tamaño, derivó en un nuevo proceso de concentración. Fue en este movimiento en el que R acabó en manos de la compañía vasca Euskaltel, que el año pasado adquirió también Telecable, conformando el gran operador del norte peninsular con mercados estables en Galicia, Asturias y País Vasco.

Una ruta similar guió a MasMóvil, cuarto operador del Estado, al integrar Yoigo, Pepephone y Xtra Telecom en el último trimestre de 2016. Aunque los jugadores cambiaron de manera acelerada en los últimos años, el deporte sigue siendo el mismo, arrebatar clientes a las tres grandes, Movistar, Vodafone y Orange, que copan cerca del 90% del mercado.

Estabilidad tras la compra de R

El comportamiento de R y Euskaltel en este escenario ha sido positivo desde la fusión. En 2016 mantuvo estable su cuota y el año pasado logró incrementar su número de clientes, pese al fuerte dinamismo de MasMóvil, quien más está erosionando la cuota de mercado de los tres grandes operadores.

Según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, el ejercicio que integró R, Euskaltel se mantuvo estable en los ingresos por servicios mayoristas y minoristas. Alcanzó una cuota de mercado del 4% en paquetes quíntuples (televisión de pago, telefonía fija, móvil, banda ancha fija y banda ancha móvil), aumentando su base de clientes en telefonía fija, banda ancha y fibra.

El empleo del sector descendió un 6% pese a aumentar el volumen de negocio. Movistar y Vodafone recortaron un 10% su plantilla

Esto sucedió en un ejercicio que Competencia, dentro de su informe de las telecomunicaciones y el audiovisual, calificó de estable en cuanto al reparto de la tarta por parte de los distintos actores. La facturación global del sector aumentó un 7%, superando los 33.000 millones; se intensificó el empaquetamiento de servicios (ofertas conjuntas de televisión, móvil, internet…) a causa, sobre todo, de la televisión de pago; y se redujo un 6% el empleo. “Destaca la reducción de plantilla en torno al 10% en Movistar y Vodafone”, dice la CNMC.  

Incremento en líneas móviles

Respecto al año pasado, los datos que conocemos indican que Euskaltel volvió a crecer en clientes de línea móvil, un área donde los operadores virtuales han ido siempre al alza en los últimos años. MasMóvil marcaría el mejor comportamiento, arrebatando más de 400.000 usuarios a Telefónica, Orange y Vodafone. Este último cedió casi 250.000 líneas, frente a las 130.000 que perdieron los otros dos grandes operadores, según datos que avanzó El Pais.

Euskaltel aumentó su base de clientes en algo más de 16.000, pese a las dificultades que atravesó en Galicia, con el apagón de Navidad, y una salida constante de usuarios en Asturias. Al dinamismo de MasMóvil hay que sumar la irrupción de otros operadores virtuales como DIGI, con un excelente comportamiento en móvil (+125.000 líneas en 2017). 

Declive en la banda ancha

Los datos de líneas móviles muestran una recuperación respecto al arranque del año, cuando la mejoría de Orange y Vodafone, así como la actividad de MasMóvil, había desgastado a Euskaltel. El primer informe trimestral publicado por la CNMC mostraba una salida de 41.000 líneas en banda ancha fija hasta marzo. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad