stop

El expresidente del Deportivo, Augusto César Lendoiro, acusa a Tino Fernández de intentar inculparlo en el Supremo en lugar de defender los intereses del club

en A Coruña, 21 de marzo de 2017 (05:00 CET)

Augusto César Lendorio ha roto el prolongado silencio que lo había mantenido en un segundo plano desde su salida de la presidencia del Deportivo, cargo en el que fue relevado por el presidente de Altia, Tino Fernández. Lendoiro ha emitido un comunicado días después de que el Tribunal Supremo haya fallado en contra del club y haya obligado a calificar como deuda privilegiada 21,7 millones adeudados a Hacienda, un importante problema financiero, pues obliga a devolver el dinero antes y sin quita.

El expresidente del Dépor vuelve a la carga porque entiende que se está responsabilizando a su gestión del varapalo judicial a base de “falsedades”, “medias verdades” y de una “interpretación interesada” del actual consejo de administración y de “un medio escrito de la ciudad”, en referencia a La Voz de Galicia, contra los que se reserva “todas las acciones legales” que puedan corresponderle.

Lendoiro culpa al equipo de Tino Fernández de la derrota en el Supremo por cambiar a los abogados que llevaban la causa y la estrategia legal con la que, durante su mandato, se habían conseguido éxitos en primera instancia y en la Audiencia Provincial de A Coruña.

En primera instancia, la defensa del Deportivo estuvo a cargo de Germán Rodríguez Conchado, y en la Audiencia por Rafael Chaver Rey. Dice Lendoiro que la administración concursal le ofreció un “mejor trato personal” a cambio de retirar la demanda. “Me negúe”, zanja el expresidente.

Lendoiro asegura que la administración concursal le ofreció un trato de favor a cambio de retirar la demanda

Tras su salida del club, la defensa de los intereses del Deportivo fue llevada por el bufete Garrigues, “despacho de abogados que también defendió los intereses de Novagalicia en ese mismo litigio. Cabría preguntarse si se ha preferido el amiguismo al más elemental principio de incompatibilidad”, espeta Lendoiro, que también critica el cese de Chaver Rey, que había presentado el recurso que fue estimado en la Audiencia Provincial.

En el cambio de letrados y de estrategia legal, entiende que se cimentó el fracaso judicial. Pero también en esto hay letra pequeña, pues dice Lendoiro que la nueva estrategia procesal denunciaba “hechos ilícitos” relativos a su gestión “sobre los cuales, ya les reprocha el Tribunal que nadie puede alegar en su favor”.

“El Tribunal Supremo manda, en su caso, investigar por qué el Deportivo ha denunciado un presunto hecho ilícito que pudiera constituir un delito como argumento de oposición al recurso perdido. El actual consejo de administración en beneficio propio es el único que ha sostenido esa argumentación, ni tan siquiera Hacienda ni los Bancos. Lo que quiera que haya manifestado ante el Supremo, ha sido una argucia inventada para fundamentar un motivo de recurso que ni prosperó, ni podía prosperar. Juego sucio, y más que inútil, contraproducente”, zanja Lendoiro.

El cambio de abogados y de estrategia legal, para intentar culpar a Lendoiro, fue la clave de la derrota judicial

El expresidente termina su comunicado responsabilizando a Tino Fernández y su equipo de una “nefasta” gestión del proceso judicial: “Desde los mismos salones en los que se intentó llevar a cabo el golpe de estado del 31 de julio de 2013, se modificaron los fundamentos exitosos alegados hasta entonces por nuestros abogados, y se sugirió que el Deportivo había cometido un delito para justificar que no podía estar obligado por el resultado del mismo. Perdieron de forma clara en el Supremo… y ahora el actual Consejo trata de hacerme responsable ante la opinión pública del fracaso judicial, en lugar de reconocer su nefasta decisión sobre el fichaje de los nuevos letrados, y sobre la estrategia procesal marcada”.

Hemeroteca

R.C.Deportivo
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad