Una imagen de la junta de accionistas de OHL.

La banca, a OHL: sin el plan estratégico no te renovamos los avales

Las entidades ponen en 'stand by' unas conversaciones que deben concretarse en marzo, cuando termina el plan de avales actual

La banca enfría las conversaciones con OHL. La constructora controlada por la familia Villar-Mir se encuentra inmersa en un duro plan de ajuste después de haber más del 80% de su valor en bolsa durante el último año. Y las entidades quieren conocer al dedillo sus planes antes de renovar sus avales.

El conjunto de bancos liderado por Banco Santander, Caixabank, Bankia, Banc Sabadell, Société Générale y Credit Agricole ha puesto en stand by la concesión de nuevos avales hasta conocer el nuevo plan estratégico que la cotizada dirigida por José Antonio Fernández Gallar debe presentar en el primer trimestre de 2019.

Ambas partes se han fijado el mes de marzo como fecha límite para llegar a un acuerdo, explican fuentes financieras a Economía Digital. Es entonces cuando termina el plan de avales pactado con las entidades en la última negociación, por lo que hasta el momento la empresa podrá seguir disponiendo de las cantidades requeridas.

Desde otra entidad señalan que no debería haber problemas para extender las ayudas, pues la constructora trabaja en la línea marcada por la banca. Sin embargo, quieren más información: "La empresa nos presentó los resultados del tercer trimestre y el balance actual de las cuentas, pero necesitamos ver un proyecto a dos o tres años vista mucho más concreto", detallan.

OHL pretende volver a beneficios en 2020 y los bancos confían en que el plan estratégico resolverá sus dudas

Saben que los números negros todavía tendrán que esperar, pues también cuentan con los presupuestos para el año 2019. "Somos conscientes de que el resultado de los ajustes puede tardar todavía en verse --el objetivo es volver a beneficios en 2020--, pero no tendría sentido abandonar ahora a la compañía y dejarla sin la posibilidad de optar a nuevos proyectos", zanjan.

Queda por ver, eso sí, las cantidades y las condiciones de los avales, algo que desde OHL no quieren detallar. "Estamos trabajando con normalidad y nuestras relaciones con los bancos son totalmente fluidas", garantiza un portavoz de la sociedad. Según añaden desde el pool, la entidad más puntillosa estaría siendo el Sabadell.

Lo cierto es que la renovación de avales y de nuevos créditos fue uno de los asuntos pendientes que no cerró Juan Osuna, consejero delegado de la constructora hasta finales de junio. Ahora, las prisas se le echan encima a Fernández Gallar, que desde el otoño afronta el tema.

Moody's ya alertó a OHL

Pero las críticas arrecian. Moody's rebajó en noviembre el rating de la cotizada desde B3 a Caa1. Entre los principales reproches de la agencia de calificación estaba la falta "de un compromiso de la banca para nuevas líneas de avales".

En su nota informativa, Moody’s advirtió que la previsión del flujo de caja para 2019 es “considerablemente negativa”. “La liquidez es todavía adecuada, pero se ha deteriorado en los dos últimos trimestres”, indicó.

En su defensa, la constructora replicó que cuenta con una “holgada liquidez” de 1.046 millones de euros y una caja de 345,1 millones. “Tenemos la estabilidad necesaria para ejecutar el plan de negocio”, prometió.

Pérdidas millonarias en OHL

OHL presentó en noviembre unas pérdidas de 1.335 millones de euros en los primeros nueve meses de 2018. Los números rojos fueron consecuencia de la revisión que la compañía realizó a la cartera de proyectos en construcción. Así, contabilizó que los contratos con problemas suponen el 20% de la cartera de obra del grupo, que se estima que tiene un valor de 5.151 millones de euros; 431 millones menos que lo que presentó en junio.

La empresa reconoció un listado de proyectos fallidos y provisiones por litigios abiertos en distintas obras. Los principales impactos en el resultado respondieron a la revisión de los proyectos de la cartera de Construcción e Industrial que registró la totalidad de las pérdidas.

En el total de pérdidas también se contabilizaron 550,5 millones de un ajuste contable por la venta de OHL Concesiones, sin efecto alguno en caja ni en patrimonio neto.  Otros 77 millones procedieron de la Fase I del Hospital CHUM, en Canadá, y otros 28,8 millones fueron fruto de perder la demanda interpuesta en el proyecto Xacbal Delta, en Guatemala.

Con la sucesión de malas noticias, OHL se descalabra en bolsa en los últimos doce meses, en los que pasó de los 5,21 euros por acción hasta los 80 céntimos. En el lado positivo de la balanza, la recuperación que viven los títulos en el inicio de 2019, que se revalorizan el 15,7%.

Carles Huguet / Xavier Alegret

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad