La electricidad influyó en el aumento de precios. EFE

Iberdrola y Endesa deben cambiar sus marcas para no confundir a clientes

stop

La CNMC obliga a varias sociedades de compañías de energía a cambiar las marcas de distribuidoras y comercializadoras

Barcelona, 15 de septiembre de 2018 (02:30 CET)

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) aprueba una decisión jurídicamente vinculante en la que obliga a varias sociedades de los principales grupos de energía, entre ellas Iberdrola y Endesa, a que cambien su imagen de marca para que los consumidores puedan identificar claramente a la compañía.

La medida afecta a las distribuidoras de gas y electricidad (en el caso de la electricidad a aquellas compañías que superan los 100.000 clientes) y comercializadoras de referencia o de último recurso.

Competencia da un plazo de seis meses a las compañías para que efectúen cambios en la información, presentación e imagen de marca respecto a la filial del mismo grupo empresarial que comercializa en el mercado libre, a fin de evitar la confusión a los consumidores, que podrán identificar correctamente en sus facturas qué comercializadora les ofrece el servicio y saber si están en el mercado libre o en el regulado.

Qué otras sociedades deben cambiar sus marcas

Las sociedades que deberán efectuar cambios para evitar la confusión, además de las pertencientes a los grupos Iberdrola y Endesa, son Viesgo y EDP, aunque éste ha alegado ante la CNMC que ya está en proceso de hacerlos.

En el caso de Naturgy, antigua Gas Natural Fenosa, Competencia considera que no existe confusión porque las marcas de sus distribuidoras de luz y gas (Unión Fenosa Distribución y Nedgia) se diferencian claramente de las comercializadoras.

Un mismo grupo empresarial puede comercializar el gas y la electricidad a sus clientes a través de dos empresas distintas

La CNMC ya había emitido con anterioridad a su decisión informes en los que alertaba de esa confusión, así como de que ocho de cada diez hogares es incapaz de distinguir si están pagando el precio regulado en su suministro de luz o gas (PVPC en electricidad y tarifa TUR en gas) o a precios libres, una situación denunciada también por asociaciones de consumidores.

Actualmente un mismo grupo empresarial puede comercializar el gas y la electricidad a sus clientes a través de dos empresas distintas, que facturan diversos precios por la electricidad y el gas, por un lado las llamadas comercializadoras de referencia (de último recurso en el gas) para el suministro regulado y las del mercado libre.

Cómo deben hacerse los cambios

La decisión jurídicamente vinculante de la CNMC obliga a las empresas a hacer diferentes cambios, que afectan a la presentación de marca, la imagen de ésta y a la información remitida al consumidor.

Una de las obligaciones es modificar la denominación social para evitar confusión entre distribuidoras y comercializadoras, para lo que no será suficiente sólo con incorporar los términos "distribuidor" o "comercializador de referencia" o "comercializador de último recurso".

También deberán cambiar el logotipo para que no induzcan a error y a diferenciar claramente las empresas en la información enviada a los clientes. Las empresas contarán con tres meses para aportar a la CNMC las medidas que van a poner para que se valore si se ajustan a los cambios requeridos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad