Gregorio Gorriarán, cuando declaró ante la Audiencia Nacional por las prejubilaciones millonarias de Novacaixagalicia. EFE

Gorriarán llora y sitúa a Caixanova “en la cuna del narcotráfico”

Los directivos que quebraron Caixanova aseguran que, por este motivo, miraban con lupa todas las operaciones de financiación de la caja

Segunda jornada del juicio por el que directivos de la antigua Caixanova se vuelven a sentar en el banquillo acusados de administración desleal por el roto de más de 40 millones de euros que generó a la financiera una operación inmobiliaria en Rivas (Madrid). La caja de Julio Fernández Gayoso otorgó un préstamo a la inmobiliaria Rivas ACI. El juicio se precipitó a raíz de las investigaciones que en su momento llevó a cabo el FROB (Fondo de Regulación Ordenada Bancaria), que pusieron el foco sobre siete operaciones realizadas por la antigua caja del sur de Galicia. Según la acusación, en el caso de Rivas, la inmobialiaria que recibió el crédito estaba en una situación económica comprometida y, además, el hermano de uno de los principales directivos de Caixanova, ‘Goyo’ Gorriarán, formaba parte de su accionariado. Esta circunstancia ha provocado hoy el llanto de quien fue responsable del área inmobiliaria en Novacaixagalicia.

Según el relato de la agencia Efe, Gorriarán ha apelado este martes a la “cultura de la transparencia” vigente en la entidad, donde nadie puso jamás “ninguna pega u objección” al hecho de que su hermano, Antonio Gorriarán, estuviese relacionado con la operación inmobiliaria, que era de un volumen “muy importante”. Es más, para justificar el celo que Caixanova supuestamente ponía a la hora de analizar cualquier financiación, el exdirectivo se ha remitido a la localización de la financiera.  Al ser el ámbito geográfico de Caixanova "la cuna del narcotráfico, aunque esté feo decirlo", las operaciones y las sociedades implicadas en la financiación de la caja de ahorros se investigaba con todo detalle.

Declaración de Gayoso

Gorriarán acabó este miércoles su declaración visiblemente emocionado. Especialmente, cuando recordó que su hermano, que poseía un 6% de una sociedad participada por la caja de ahorros vinculada a la operación inmobiliaria de Rivas, “se siente culpable por estar yo aquí”.

Además de Gorriarán, esta mañana ha declarado quien fue presidente de Caixanova, Julio Fernández Gayoso, quien se remitió al aval del Banco de España a la gestión de la entidad tras realizar una inspección a la misma con datos de diciembre de 2008, meses después de ejecutarse la operación objeto de investigación.

"El aval de los mejores directivos"

Para el que fuera director general de la caja entre 1965 y 2006 y presidente a partir de esta fecha, tanto la Fiscalía Anticorrupción como la abogacía del Estado piden cuatro años de prisión, en tanto que Abanca, como heredera del quebranto patrimonial tras integrar Novacaixagalicia, tres.

A preguntas de la fiscal Inmaculada Violán, Gayoso ha defendido los controles que pasó la operación inmobiliaria, que contó con más de veinte firmas de los "mejores directivos de la casa"; en concreto, de los diez componentes del comité superior de riesgos y de los diez de la comisión delegada, que es la que elevaba la propuesta al consejo de administración.

 

Un artículo de Economía Digital Galicia

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad