Instalaciones de Finsa en la localidad coruñesa de Padrón

Finsa dobla el pulso a la Comisión Nacional de la Competencia

stop

La Audiencia Nacional obliga a Competencia a realizar nuevas liquidaciones de las primas para la planta de cogeneración de Finsa en Padrón

A Coruña, 10 de noviembre de 2017 (05:55 CET)

Finsa logra lo que otros grandes grupos, sobre todo eléctricos, consiguieron antes: ganar un pulso a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), un organismo a priori tan poderoso como cuestionado. Y lo hace sobre el mismo escenario, la Audiencia Nacional. En esta ocasión, la sección cuarta de la Sala de lo Contencioso Administrativo de dicho tribunal acaba de dar la razón al grupo maderero compostelano en una demanda interpuesta contra el organismo regulador.

Finsa salió en defensa de su planta de Padrón, en concreto sus instalaciones de cogeneración, que vierten energía a la red. El líder maderero presentó un recurso en la Audiencia Nacional contra la CNMC en julio de 2016 que ahora, con fecha del pasado cuatro de octubre, se resuelve. Y lo hace a favor de la compañía gallega. En juego había 622.880 euros.

La planta de Padrón

Finsa pleiteó contra la resolución de Competencia, de junio de 2015, por la que se aprobaba la liquidación definitiva de las primas equivalentes, incentivos y complementos a las instalaciones de producción a partir de fuentes de energía renovables, cogeneración y residuos correspondiente al ejercicio 2011. El equipo jurídico del grupo gallego consideraba que en dicha liquidación definitiva se le había liquidado incorrectamente el precio de mercado, denominado "baldita" en el argot eléctrico, por la producción correspondiente a un período de 2011, lo que provocó que una parte de la producción se hubiera quedado sin retribuir.

Y todo giraba en torno a la planta de cogeneración, ubicada en Padrón, que fue puesta en servicio originariamente en 1996, y constaba de dos motores de combustión a fuel con una potencia total de 11.980 kilovatios. En marzo de 2011 se autorizó una modificación sustancial con aumento de potencia de 3.740 kilovatios, llegando hasta los 15.720 kilovatios, mediante la sustitución de uno de los motores de fuel por un motor de gas.

A repetir las liquidaciones

La compañía obtuvo el acta de puesta en servicio definitiva en fecha 28 de julio de 2011. Así, desde el 1 de agosto de 2011 viene vertiendo a la red la totalidad de su producción de energía, correspondiente a esos 15.720 kilovatios instalados. Eso es lo que pretendía Finsa, que se incorporada la potencia ampliada al precio retribuido, algo que Competencia no contempló en las liquidaciones.

Y la maderera lo ha conseguido, ya que la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, en su sentencia, acuerda anular la liquidación en lo relativo a los precios liquidados a Finsa, "debiendo procederse a practicar una nueva" bajo los parámetros acordes con las pretensiones de grupo gallego.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad