CCOO arremete contra la dirección de Yamaha, Baker & McKenzie y la Generalitat

stop

LABORAL

05 de mayo de 2011 (20:16 CET)

Los últimos cambios en la cúpula directiva de Yamaha en Palau-solità i Plegamans no han gustado a la sección sindical del grupo, controlada por CCOO. Desde el comité de empresa arremeten contra el bufete de abogados Baker & McKenzie y el departament de Treball de la Generalitat, acusándoles de estar moviendo los hilos en el baile de sillas.

Para los sindicalistas, el nombramiento de la nueva responsable de recursos humanos, Judit Miret, “se ha debido fraguar en el bufete”. Una afirmación que justifican porque Miret es propietaria de una consultoría especializada “en la resolución de conflictos” y por ejercer de profesora de Esade, la escuela de negocios donde también ejercían como docentes el conseller de Empresa i Ocupació, Francesc Xavier Mena y la secretaria de ocupación de la Generalitat, Esther Sánchez. Para cerrar el círculo, Sánchez también impartía clases en Baker & McKenzie.

Los trabajadores de Yamaha siguen “a la espera de recibir respuesta de la Generalitat” ante su petición de tutela de la fábrica de motocicletas. Una demanda que realizaron tras la retirada del ERE de extinción de empleo que afectaba a los 388 trabajadores del centro, que siempre han defendido su viabilidad. La dirección japonesa de grupo está “replanteando” cómo cierra la factoría y traslada la producción a la localidad francesa de Saint-Quentin.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad