Bricoking, acosado por la banca, duplica pérdidas

stop

Juan José Jaen, consejero del Deportivo, logra la novación de un préstamo de 15,1 millones y da oxígeno a la compañía para la reestructuración de su negocio

Tienda de Bricoking

en A Coruña, 05 de octubre de 2015 (06:33 CET)

Al sector del bricolaje le ha pasado como a casi todos. Viene de una etapa de estrecheces en el fulgor de la recesión económica y empieza a levantar con dificultades el vuelo. En el caso de Bricoking, a esta problemática se suma un profundo cambio en la cúpula que devolvió la compañía a manos gallegas. Juan José Jaen, que controla la cadena a través de Bricobrand, sociedad de la que es socio y administrador único, se hizo con la totalidad de las acciones del grupo tras la salida de la belga Hubo, enseña del sector muy puntera en el resto de Europa que había entrado en la firma gallega cinco años antes.

Y la misión del también miembro del consejo de administración del Deportivo en su nuevo puesto no ha sido sencilla. Controlar la abultada deuda que arrastraba la empresa y la reactivación de un negocio deficitario han sido sus principales tareas, pero a cierre de 2014 solo la primera salió bien. La cuenta de resultados, en cambio, fue hacia abajo. Bricoking duplicó los números rojos del año anterior, hasta los 4,2 millones en pérdidas; la cifra de negocio menguó ligeramente hasta los 38,3 millones, en parte debido al cierre de locales, y el resultado de explotación fue de 1,3 millones en negativo. El patrimonio neto también se hundió de los 20,9 millones de 2013, a los 16,6 millones del pasado ejercicio.

Amarrados por la banca

Pero a pesar de que sobre el papel el balance es negativo, fue un año clave para el grupo, ya que logró la novación de un préstamo sindicado concedido en 2009 por 15,1 millones y que debía acabar de pagarse en 2016. Las nuevas condiciones sobre los 10,6 millones que todavía restaban por pagar a cierre de ejercicio permiten alargar los plazos para amortizar la deuda tres años más, hasta 2019. A cambio, imponen a Bricoking severas condiciones.

Según consta en la memoria de ejercicio de la compañía, deberá mantener una caja operativa mínima de 2 millones de euros y destinar los excedentes de tesorería a la amortización anticipada de deuda. También se establecen unos ratios financieros mínimos que, de incumplirse, permitirían a la banca activar la cancelación anticipada del crédito, que tiene como garantía diversos inmuebles propiedad de la sociedad. Del mismo modo, las entidades también se reservan una parte en caso de que se produzca una venta de activos.

En transformación

En contrapartida, Bricoking consigue tiempo, bajo la premisa de que la recuperación se consolidará y "el crecimiento se perfila como muy imporante en los próximos ejercicios", dice la compañía. La remodelación del plan de negocio que se inició en 2013 es una de las claves de futuro, más allá de la recuperación, en general, de la economía. Y la hoja de ruta no es otra que la reducción de gastos, que ya disminuyeron en todas las áreas durante 2014. El gasto de aprovisionamiento se redujo un millón de euros, la partida de personal cayó otro millón, mientras que las partidas de "otros gastos de explotación" y servicios exteriores disminuyeron en 700.000 y 200.000 euros respectivamente.

La red de establecimientos se está reduciendo progresivamente fuera de Galicia. En 2014 se cerró el local de Córdoba y se vendió el de Valls (Tarragona) a una filial de Bricogroup. Tras el traspaso, Bricoking se quedó con 23 puntos de venta, ya que anteriormente había clausurado otras tiendas, como la de Narón, Tudela o Yecla. Galicia concentra el grueso de los establecimientos, con presencia en A Coruña, Santiago, Pontevedra, Vigo, Ourense, Lugo como plazas más representativas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad