Proyecto para la reforma de las cubiertas del Estadio de Riazor

Primer gran proyecto de Marea Atlántica: así será el nuevo Riazor

stop

La reforma que “cambiará la imagen” del estadio del Deportivo se licita este mes con un presupuesto de 8,2 millones; las obras comenzarán en mayo de 2018

en A Coruña, 02 de junio de 2017 (19:51 CET)

Marea Atlántica ha presentado en sociedad el hasta ahora proyecto de mayor envergadura de la legislatura, tanto por dotación como por la repercusión social de la obra. Los 8,2 millones presupuestados para la reforma de las cubiertas del estadio de Riazor superan la partida destinada por el Concello a obra pública durante todo el año pasado, 7,9 millones, según datos de la Federación Gallega de la Construcción. La reforma proyectada para el mercado de Monte Alto está presupuestada en poco más de tres millones. 

Las obras se licitarán este mes, probablemente la semana que viene, y las actuaciones comenzarán en mayo de 2018. El equipo de Gobierno y el Deportivo, que explota el estadio, se coordinarán para que la reforma de las cubiertas no afecte al club durante la competición. 

La puesta en marcha de las obras tiene como contrafondo el contrato fallido que dejó el Gobierno del PP y que Dragados pretendió modificar al considerarlo inviable. Respecto a aquel, la inversión activada por Marea Atlántica se triplica, de los 2,5 millones a los 8,2 millones. En la memoria más reciente están las críticas que encajó el equipo municipal por los desperfectos que causó el temporal en el estadio y que obligó a aplazar un partido frente al Betis.

Riazordespois

Riazorantes

Imagen exterior del estadio de Riazor. En la imagen superior, el estadio de después de la reforma y en la inferior el estado actual/ Concello da Coruña

Xiao Varela y José Manuel Sande, los ediles de Rexeneración Urbana y Culturas, aseguraron abiertamente que la reforma “cambiará la imagen del estadio” y garantizará la seguridad de la estructura. En la presentación del proyecto se reiteró el diálogo y la coordinación constante con el equipo de Tino Fernández.

Las actuaciones consistirán en la sustitución de las cubiertas más deterioradas y en la rehabilitación del resto. Sobre la previsión inicial, se añade la conversión de la grada de preferencia inferior, actualmente a la intemperie, en una grada cubierta al 50%. Cobijarla al 100%, según Xiao Varela, exigiría reforzar toda la estructura de hormigón y aumentar de manera destacada el coste, además de que afectaría a los palcos.

La obra cerrará los fondos superiores de los cuatro graderíos para mejorar la conservación y reducir el impacto del salitre derivado de la proximidad al mar. El resultado conjunto ofrecerá una imagen “más unitaria” tanto en la geometría como en los acabados del estadio, que ganará visibilidad sobre el resto de edificios. Se intensificará la luminosidad con una lámina que combinará chapa con policarbonato y que se extenderá sobre la nueva cubierta.

Céspededespois

céspedeantes

Imagen del estadio de Riazor. En la superior, el aspecto después de la reforma y debajo el estado actual / Concello da Coruña

Una de las innovaciones que incorporará la nueva cubierta es un sistema de accesos, de manera que la estructura se pueda pisar y reparar sin medios auxiliares y que un anillo para servicios permita acceder con facilidad a los focos o al cableado para las tareas de conservación y sustitución.

El inicio de las obras está previsto para mayo de 2018. En tres meses se cambiarán las cubiertas largas del estadio, que es el trabajo más invasivo. El césped ocupado durante las actuaciones se remplazará. Hasta mayo de 2019 se realizará la reparación de los fondos y el cambio de cubierta, “compatibilizando siempre las obras con los partidos” del Deportivo, matizó José Manuel Sande.