Youtube cierra las puertas a los nuevos ‘influencers’. EFE

Youtube cierra las puertas a los nuevos ‘influencers’

stop

La plataforma de vídeos endurece las reglas a los nuevos usuarios que quieren monetizar sus vídeos

en Barcelona, 17 de enero de 2018 (18:43 CET)

Cada cambio que YouTube realiza en sus directrices de contenido es un jarro de agua fría para la comunidad influencer. La plataforma, que cambió las normas en mayo de 2017 perjudicando a algunos de los youtubers españoles más famosos, ha endurecido ahora los requisitos para los que quieran entrar en el programa de monetización y convertirse en los nuevos ElRubiusWismichu Vegetta777.

El listón está alto: a partir del 20 de febrero cualquier nuevo usuario deberá tener un total de 1.000 suscriptores y un mínimo de 4.000 horas de visionado para que la plataforma valore si entran o no en el programa de partners

Youtube aplicará las nuevas normas a partir del 20 de febrero

La decisión recuerda a la de mayo del 2017. En ese momento, la  plataforma trucó el algoritmo para que los anuncios se desplegaran en mayor medida sobre el contenido "extremadamente seguro". Dicho de otro modo, el pastel de reparto se concentraba en vídeos 'blancos' (family friendly) y no en otros --en los que se clasificaban los de los famosos youtubers-- que contenían bromas, insultos o lenguaje inapropiado.

La decisión no sentó nada bien en la comunidad. Varios de los youtubers más reconocidos de España se rebelaron contra la plataforma y denunciaron la medida con vídeos​ en los que quejaban de las limitaciones.

Objetivo de Youtube: retener a los anunciantes

Queda claro que el objetivo de la plataforma es parar la fuga de anunciantes. En el pasado, varias empresas decidieron retirar su publicidad porque aparecían junto a vídeos de grupos terroristas sobre contenidos racistas, homófobos o yihadistas. Fue el caso de marcas estadounidenses como Pepsi, Walmart o Verizon, que revisaron sus contratos de publicidad. 

¿El motivo? En ese momento el algoritmo priorizaba insertar anuncios en los vídeos más virales, sin tener en cuenta nada más. YouTube entendió que si las grandes marcas se aliaban y buscaban otros nichos donde colocar sus anuncios se enfrentarían a un potencial problema de ingresos. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad