Vodafone activa una nueva comisión de 2,5 euros sin avisar a sus clientes

stop

La telefónica cobra esta cantidad en las llamadas al servicio de atención al cliente que exijan la intervención de un operador: desde consultar el PIN a cambiar el número de cuenta bancaria

Sede de Vodafone en Madrid / Reuters

Barcelona, 08 de febrero de 2017 (19:00 CET)

Las telecos españolas siguen cargando con más costes a sus clientes. Vodafone cobra desde el 1 de febrero una comisión de 2,5 euros en todas las llamadas a su servicio de atención al cliente que impliquen la intervención de un operador. Únicamente serán gratuitos los trámites que se realicen a través de la aplicación Mi Vodafone o mediante cualquier otro canal de atención automatizada.

El nuevo cargo se aplicará por tanto a ciertas llamadas a los números 123 --dirigido a particulares-- y 122 --para empresa y autónomos--. Serán la consulta de los códigos PIN o PUK en caso de robo o extravío, cambio de la dirección de facturación, cambio del número de cuenta bancaria, petición de un duplicado de la factura y consulta del periodo de permanencia al que está sujeto el cliente.

La filial española de Vodafone activó este recargo una semana atrás sin publicitarlo entre sus clientes. Lo que no impedirá que se aplique ya a las facturas del mes en curso.

Desde la compañía aclaran que todos los trámites mencionados se pueden realizar desde Mi Vodafone y, en el caso de las consultas del PIN o PUK y el estado de permanencia, también a través del servicio de reconocimiento de voz activo en el 123. Igualmente justifican la medida como una manera de "liberar a los agentes para que puedan atender incidencias en las que su intervención es imprescindible".

"Atropello al cliente"

Desde la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT la medida no ha sido bien recibida. "Estamos ante un atropello evidente al cliente", denuncian. Y alertan que el cobro de este servicio generará "mayor presión sobre los teleoperadores que atienden las llamadas y que tendrán que asumir las quejas y desahogos verbales de los usuarios".

También lanzan la voz de alarma sobre una posible pérdida de empleo en las plantillas de atención al cliente de la compañía. 

Según los datos facilitados por Vodafone España, los trámites que pasarán a tener un coste de 2,5 euros suponen a día de hoyt el 1,6% de las llamadas entre clientes particulares y un 2,6% entre empresas y autónomos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad