Jeff Bezos, fundador de Amazon, la empresa a las que todos temen en el turismo.

Nuevos datos destapan otro acierto de Jeff Bezos

stop

La apuesta de Jeff Bezos por los contenidos originales en Amazon Prime Video atrae a 26 millones de suscriptores en EEUU

Barcelona, 18 de marzo de 2018 (17:21 CET)

La ecuación de Jeff Bezos es fácil de entender: si Amazon apuesta por la producción de entretenimiento de calidad, más clientes se decantarán por su principal negocio (el mayor portal de comercio online en el mundo). “Cuando ganamos un Globo de Oro, eso nos ayuda a vender más zapatos”, afirmó el fundador de la empresa en 2016.

No obstante, poner el plan en marcha levantó voces de escepticismo en la industria, y Amazon nunca respaldó esa matemática con datos concretos. De hecho, aún no lo ha hecho. Pero la agencia Reuters reveló los números internos de la compañía que demuestran que, si bien Amazon Prime Video sigue estando lejos del imperio de Netflix, la apuesta de Bezos fue otro acierto.

Los documentos apuntan a que las principales series de Amazon atrajeron a más de cinco millones de suscriptores del servicio Prime a comienzos de 2017. La empresa concluyó esto al observar los primeros movimientos de sus clientes en las primeras horas después de inscribirse en el servicio premium de la tienda, y su uso de la plataforma de contenidos audiovisuales.

Netflix más que dobla la cantidad de suscriptores de Amazon Prime Video

Los datos internos de Amazon afirman que la audiencia de Prime Video se compone de 26 millones de suscriptores en EEUU, y entre finales de 2014 y comienzos de 2017 su programación original fue la responsable de una cuarta parte de las suscripciones. Netflix naturalmente le supera con sus casi 55 millones de suscriptores en EEUU (y casi 118 millones a nivel mundial).

La estrategia de Amazon es producir contenidos de entretenimiento para convertir a los espectadores en compradores de productos ajenos a su programación. En los últimos años, la empresa se ha gastado 5.000 millones de dólares anuales en los contenidos en vídeo, tanto para comprar como para producir sus propias series y películas originales.

Los documentos filtrados por Reuters comparan el costo de las series producidas por la empresa con la cantidad de suscriptores nuevos que generaron, y estimaron el coste de cada nueva suscripción.

Por ejemplo, la empresa estima que la serie The Man in the High Castle le trajo 1,15 millones de suscriptores nuevos en todo el mundo, con un gasto de 72 millones de dólares en producción, por lo que en ese caso específico cada suscriptor que pagó 100 dólares de media por el servicio terminó costándole 63 dólares. Y Jeff Bezos se regocija.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad