Sacar las sillas para aprovechar el fresco de la tarde, popular en los pueblos, está prohibido en Madrid o Barcelona. EFE

Los municipios se contradicen sobre cómo combatir el calor

stop

Hay municipios que permiten sacar las sillas a la acera y otros lo multan, y también hay choques sobre el baño nudista o llevar perros a la playa

Economía Digital

Sacar las sillas para aprovechar el fresco de la tarde, popular en los pueblos, está prohibido en Madrid o Barcelona. EFE

Barcelona, 18 de junio de 2017 (11:55 CET)

Con la ola de calor los vecinos de pueblos y ciudades buscan alternativas para combatir el sofoco. Pero no siempre la ley está de su lado. Aprovechar el fresco de la tarde sentado en una silla en la acera, bañarse en una fuente o regar, que pueden suponer una multa según el municipio donde se realice. Mientras que en algunos municipios estas actividades se toleran, en otros las sanciones son dolorosas para el bolsillo.

La antigua costumbre de sacar sillas al exterior para ‘tomar el fresco’ es tolerada e incluso avalada en municipios como Cullera o Andilla (Valencia), donde se apeló a la ‘tradición histórica’ para permitirla. Pero en las grandes ciudades se pueden aplicar importantes sanciones: en Barcelona las multas por el uso impropio de los espacios públicos se paga hasta 500 euros, en concreto por "instalar elementos estables en el espacio público", como podrían ser las sillas. En Madrid es peor, con multas que llegan a los 750 euros, precisa el estudio jurídico Legalitas.

Nudismo en las playas

Otro choque de ordenanzas se da respecto a practicar el nudismo en las playas. En la de Nova Mar Bella, en Barcelona, no hay separación física de otras playas y los nudistas están a la vista de los peatones que circulan por el paseo marítimo. Si alguien se quita el bañador en otra de las playas, no tendrá mayores problemas. Pero disfruta de la arena desnudo en las localidades murcianas de San Pedro del Pinatar o de Lorca puedes ser multado con hasta 750 euros.

Barcelona tendrá un sector de playa para perros, pero en otros municipios las multas llegan a los 3.000 euros

También Barcelona acogerá, por segundo año consecutivo, un sector en la playa Levant para ir con perros. En el resto del litoral dejar al can libre es motivo de sanción, pero no tan alta como en Suances (Cantabria), donde las multas por tener al perro suelto por la arena puede acarrear una multa de hasta 3.000 euros.

Barcelona cuenta con un sector especial para llevar perros sueltos. EFE
Barcelona cuenta con un sector especial para llevar perros sueltos. EFE

El peligro –económico- de refrescarse en una fuente

Cuando el termómetro marca 35 grados o más, la tentación de refrescarse en una fuente es irresistible. Pero los agentes municipales están listos para multar si se incumple alguna norma: Madrid prohíbe el baño en fuentes o estanques públicos, extraer agua de las instalaciones hidráulicas ornamentales y provocar salpicaduras. Si alguien pretende bañarse o jugar en una fuente pública en Sevilla puede ser multado con 120 euros, y Málaga puede elevar esta sanción a 750 euros.

En municipios de Valencia se permite sacar las sillas a la acera al atardecer, pero en Madrid y Barcelona está prohibido

Regar las plantas o lavar el coche también tiene sus reglas. Lavar o limpiar vehículos a motor en la vía pública suele estar prohibido en la mayoría de las localidades. En Madrid supone una falta leve, castigada con 750 euros de multa, mientras que el riego de plantas suele estar sujeto a un horario y en Córdoba saltárselo puede conllevar una multa de hasta 900 euros o 750 en Málaga.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad