Los iPad certifican su ocaso con una caída de ventas del 20%

stop

Las principales cadenas de electrónica de España acusan la caída del principal fabricante de tabletas. El auge de los móviles con grandes pantallas comienza a pasar factura

Evolución de los iPhones.

05 de agosto de 2014 (19:37 CET)

Es el efecto caníbal. Los fabricantes que han desarrollado teléfonos móviles cada vez más grandes están sufriendo en carnes propias la caída de una categoría que mostró una salud envidiable entre 2010 y 2012.

Los iPads comienzan a dar síntomas de fatiga y este año acumulan caídas del 20%, según certifican las grandes cadenas de electrónica de España, pero lo peor podría estar por llegar. Los estudios de mercado encargados por las multinacionales de la distribución en el sector han hecho encender las alarmas. Los iPads han caído en picado durante el primer semestre del año y, lo que es peor, el rimo se está acelerando en los últimos meses.

El ritmo de descenso es superior al de la media mundial. Apple anunció el pasado trimestre la caída del 9% en las ventas mundiales del iPad. La situación comienza a ser crítica para la compañía que en 2012 contaba con el 60% del mercado mundial de las tabletas, pero que este año se conforma con el 26%, según la firma de mercado IDC. Las marcas baratas y desconocidas se adueñan del mercado.

¿Error de Apple?


Apple ahondará en un recorrido que podría hacer daño al producto que logró alcanzar los 12 millones de dólares en ventas antes que ningún otro dispositivo de tecnología. El iPad vendió en su primer año lo mismo que el iPhone en sus primeros dos años y medio. Y ahora podría recibir un nuevo golpe del nuevo hijo de la casa: el iPhone 6.

El iPhone 5 tiene una pantalla de 4 pulgadas. La primera versión del iPhone 6 contará con 4,7 pulgadas pero la segunda versión alcanzará nada menos que las 5,5 pulgadas, más cerca de las 7,9 del mini iPad. De esta forma, aseguran los responsables de compras de las grandes cadenas, los iPhones 6 podrían dar la estocada a los iPads.

Dos en uno

“Hay dos factores importantes. El primero es que los iPad tienen una duración de vida superior a la de un móvil o un ordenador. Por lo tanto, la segunda compra se retrasará. Y para muchos usuarios, las phables (mezcla entre teléfono móvil y Tablet) son el perfecto sustituto para un iPad”, explica un responsable de compras de una cadena de electrodomésticos que prefiere mantener su nombre en el anonimato.

Pero Apple asegura que no está preocupado por este cambio de panorama. Asegura que todavía hay mercado por el que competir en una categoría que vende 50 millones de tabletas cada trimestre.

También parece consolarse con lo que le pasa al resto. Amazon, Google/Motorola y Microsoft han perdido millones de dólares en el camino para competir con las iPads para no aparecer ni siquiera entre los cinco principales productores mundiales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad