Los españoles gastan menos en alimentación por la crisis

stop

Los supermercados siguen concentrando el grueso de las ventas del consumo, y los jóvenes son los que tienen los peores hábitos de alimentación

Un establecimiento de Mercadona, en una imagen de archivo | EFE

Barcelona, 19 de junio de 2016 (18:44 CET)

La crisis llevó a los consumidores a caminar más en búsqueda de ofertas y a mirar los precios dos veces. A preferir las marcas blancas por las de toda la vida, y en varios casos, a relegar algunos alimentos a la categoría de caprichos. O directamente eliminarlos de la dieta.

Según una encuesta, tres de cada cuatro españoles han cambiado sus hábitos de consumo por la crisis económica. Las ofertas se han vuelto una preocupación y un determinante de la compra para el 37%, y el 23% dice que no desperdicia tanta comida como antes. Y un 10% precisa que no tuvo más remedio que reducir su gasto en alimentación.

Los súper mandan

En la última encuesta de la asociación Mesa de Participación y la cadena Mercadona se revela que los supermercados e hipermercados siguen concentrando el mayor volumen de ventas, y es elegido por el 65% de los encuestados. Conforme van aumentando las franjas de edad, sube la preferencia por las tiendas de barrio y los pequeños comercios. En tanto, la compra on line no termina de despegar: sólo le interesa a un 2% de los consumidores. Y la compra por llamada telefónica ya prácticamente quedó en el olvido.

Los productos congelados y los platos preparados son preferidos por los jóvenes, pero la mayoría opta por los alimentos frescos. Un 80% de los consumidores prefieren comprarlos al peso, y los que optan por las bandejas preparadas por las grandes cadenas las eligen por practicidad y falta de tiempo.

Malas costumbres

"Las frecuencias de consumo de los distintos alimentos analizados, distan de lo idóneo y reflejan unos hábitos alimenticios poco saludables", dicen los organizadores de la encuesta, donde hay un mayor equilibrio en las zonas rurales, porque se consume más pescado y legumbres, y hay una menor compra de alimentos industriales, bebidas alcohólicas y bebidas refrescantes. Y por franjas de edad, "los que peores hábitos tienen son los jóvenes".

Casi la mitad pasa de consumir alimentos ecológicos porque les resulta muy caro, y el 70% dice que desconfía o directamente desconoce qué son los alimentos transgénicos y sus implicancias.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad